miércoles, 9 de mayo de 2018

Sillas de director

En 1893 la silla de director fue presentada por la compañía Gold Medal Camp Furniture en la Feria Mundial de Chicago. Descubra su origen.

De acuerdo con registros históricos, la silla plegable, con su característica estructura en ‘x’, se creó en el Antiguo Egipto, entre el 2000 y el 1500 a.C. Esta silla no era sólo un objeto funcional de casa, sino que cargaba con fuertes significados relacionados con la divinidad, el poder y el rango, por lo que se reservaba para usos ceremoniales. Más tarde también llegó a considerarse como un signo de autoridad.

Su evolución puede trazarse desde Egipto hasta Grecia y Roma, donde la llamada sella curulis se adoptó en el tribunal romano durante el periodo de la República. A partir de entonces, la silla plegable se desarrolló en dos sentidos, uno secular y otro eclesiástico. Ya en el siglo XVI era conocida como «silla de tijera», y las había plegables y fijas.

Con el pasar del tiempo, la silla de tijera fue perdiendo su estatus divino y empezó a utilizarse en la vida cotidiana. Fue adoptada por los ejércitos para salir de campaña, de modo que el diseño se simplificó para que fuera práctica y durable, pero no perdió su significado de autoridad, y se destinaba exclusivamente a los oficiales de alto rango. Se cree que la silla de Napoleón Bonaparte, que ostentaba su nombre e insignias, es la antecesora de la silla de director.

En el siglo XIX, con la proliferación de exploradores como David Livingstone, los implementos de campaña del ejército se adaptaron para los campamentos civiles. Así se hizo natural la llegada de este equipo al cine: tanto en los sets como en las locaciones se requerían implementos portátiles y resistentes. La silla plegable y rotulada se destinó, por su significado de rango y poder, a los directores, para quienes se fabrican a mano, ex profeso y personalizadas. Por su estatus de estrellas y protagonistas del filme, algunos actores tienen el privilegio de sentarse en una propia.

En 1893 la silla de director fue presentada por la compañía Gold Medal Camp Furniture en la Feria Mundial de Chicago. En 1903 la Telescope Cot Bed & Novelty Company presentó su propia versión, con lo que se desató una guerra de demandas, cuyo fallo en la corte permitió que ambos fabricantes conservaran sus derechos bajo el argumento de que el diseño de la Gold Medal no era más que una adaptación de la silla de tijera. Finalmente, en 1953, la Telescope patentó el modelo de forros reemplazables, a partir del cual se le han agregado accesorios como cojines, y fabricado versiones en piel, además de la clásica lona.

Vía: Algarabía