martes, 1 de mayo de 2018

¿Lavadora y secadora juntas o separadas?

La lavadora y la secadora son unos de los electrodomésticos más importantes del hogar, pero ¿qué es mejor, tenerlos por separado o juntos? Hoy le contamos las ventajas y desventajas de tener una lavadora-secadora.

LO QUE DEBE SABER...

Ventajas: comodidad, una buena opción para cocinas con poco espacio y doble funcionalidad en un solo electrodoméstico.
Desventajas: menor capacidad de carga, menor eficacia y mayor consumo de agua y energía.
Precio: dependiendo del modelo, una lavadora-secadora puede tener un coste más elevado que ambos electrodomésticos por separado.

Hoy en día es posible lavar y secar la ropa con un solo electrodoméstico, sin la necesidad de sacarla de la lavadora para meterla en la secadora. Sin embargo, como todos los inventos, la lavadora-secadora tiene sus ventajas y desventajas. Descubramos cuáles son.

Ventajas de la lavadora-secadora

Para saber si nos compensa comprar o no una lavadora-secadora, debemos tener en cuenta sus funcionalidades, el tamaño, su coste económico y comparar todo lo que nos ofrece con una simple lavadora.

Por ejemplo, una de las ventajas de una lavadora-secadora es que evitaríamos tener dos electrodomésticos en casa. Así que, si nuestra cocina no cuenta con mucho espacio, comprar una lavadora-secadora sería una gran opción. También es una buena solución para aquellas personas que no poseen un tendedero en casa o que simplemente no les gusta tender la ropa en la calle (sobre todo en invierno porque hace mucho frío).

Además, al tener doble funcionamiento es bastante cómodo, ya que no hace falta que traslademos la ropa a la secadora. El propio electrodoméstico nos da la posibilidad de programar lavado o secado.

Desventajas de la lavadora-secadora

Sin embargo, una de las principales desventajas es la capacidad de carga. Es decir, una lavadora nos permite lavar mayor cantidad de prendas que una lavadora-secadora.

Dependiendo del modelo, podemos llegar a gastarnos más que si compramos la lavadora y la secadora por separado. Por lo que habría que pensar si nos compensa económicamente comprar una lavadora-secadora.

Las lavadoras y secadoras independientes son más eficaces, ya que no estamos exigiendo en un mismo electrodoméstico dos funcionalidades (lavado y secado). Por tanto, habrá más probabilidades de que una lavadora-secadora se estropee.

También cabe destacar que una lavadora y secadora por separado optimizan mejor el consumo de luz y agua. Es decir, la lavadora-secadora gasta más energía al no tener una capacidad de carga tan grande. Por otra parte, tendremos que realizar más lavados y dos ciclos de secado para que la ropa quede completamente seca.

Una vez que ya conocemos las ventajas y desventajas de las lavadoras-secadoras, decidiremos si es mejor tener estos electrodomésticos juntos o por separado según nuestras necesidades.

Vía: Hogar Mapfre