lunes, 28 de mayo de 2018

Frigoríficos

Un frigorífico es un aparato electrodoméstico, que funciona generalmente con suministro eléctrico y que usa la refrigeración para preservar los alimentos. Fue inventado por Charles Tellier en 1867. Prácticamente todas las viviendas disponen de frigorífico, que según el IDAE, es el electrodoméstico que, con diferencia, más electricidad consume en el hogar, así que comprar el mejor frigorífico para nuestras necesidades nos ahorrará mucho dinero en el futuro.
Por lo anterior, los frigoríficos comercializados en España (y en la UE) están obligados a informar de su eficiencia energética a través de la etiqueta energética. Esta etiqueta es una herramienta informativa al servicio de los compradores de aparatos consumidores de electricidad que nos permite conocer de forma rápida su eficiencia energética, mediante colores y siete letras (de la A, la más eficiente, a la G, la menos). Un frigorífico con clase energética A es a priori algo más caro que otro con G pero, consume bastante menos, así que a la larga saldremos ganando nosotros y el medioambiente.

Partes de un frigorífico

Un frigorífico suele tener dos zonas para conservar alimentos a dos temperaturas, la común, dedicada al mantenimiento fresco de los alimentos (leche, huevos, verduras, bebidas, etc.) y el congelador de alimentos. Cuando los frigoríficos sólo tienen la primera parte, se conocen como “coolers”.

Tipos de figoríficos

En el mercado encontramos 6 tipos distintos de frigoríficos:

1.-Coolers

Los coolers son frigoríficos sin congelador que pueden ser interesantes cuando ya se dispone de un arcón congelador separado y no se necesita un espacio adicional de almacenamiento a menor temperatura. Los coolers actuales incorporan mucha tecnología para hacernos la vida más cómoda.

2.-Frigoríficos convencionales (una o dos puertas)

Tienen un único motor para congelador y nevera. Los hay de una puerta (es en el interior donde se encuentra el espacio para el congelador mediante una puerta pequeña) y de dos puertas (cada una abre una zona, la común y la de congelador).

3.-Frigoríficos combinados (combis)

Pueden tener uno o dos motores para regular de forma independiente la temperatura del congelador y de la nevera. Los de dos motores tienen dos compartimentos separados. Los de los últimos años, por un tema de ergonomía y para no tener que agacharse frecuentemente, llevan el compartimento congelador en la parte inferior y el de alimentos frescos en la parte superior.

Gracias a un sistema de descongelación especial la escarcha se convierte en agua y después se evapora, y ese aumento de la humedad mejora la conservación de los alimentos perecederos. En general los combis suelen ser frigoríficos de “frío seco” o “sin escarcha” (no frost: el hielo y la escarcha son aislantes y dificultan el enfriamiento en el interior del frigorífico). Los frigoríficos no frost evitan que se forme escarcha o hielo en las paredes del frigorífico al hacer que circule continuamente aire en su interior y así optimizan la refrigeración y la congelación, y evitan que se mezclen olores.

4.-Frigoríficos de tres y cuarto puertas (frigoríficos americanos)

Además del compartimento destinado a nevera y del congelador, el frigorífico americano suele tener entre tres y cuatro puertas. Los frigoríficos americanos tienen más espacio para utilizar según las necesidades. En realidad se trata de frigoríficos combi con las mismas funciones pero de gran capacidad por sus dimensiones bastante mayores que estos. Hay que tener en cuenta además del mayor espacio ocupado, su mayor consumo energético y el ruido de los motores. Y por supuesto, que son mucho más caros que los frigoríficos convencionales.

Estos frigoríficos americanos suelen incoporar el máximo de funciones que la tecnología permite como:

Tecnología nofrost para evitar la formación de escarcha y ahorrarse la tediosa tarea de descongelado manual periódico;
Dispensador de hielo y agua para disponer de cubitos de hielo y agua fresca al instante;
Sistema multiAirflow para garantizarse una distribución uniforme del frío en todas las alturas y cajones del aparato;
Panel LED touchControl que permite desde fuera regular la temperatura y funciones deseadas para cada compartimento;
Iluminación interior mediante LEDs que asegura ver en el interior de forma brillante, duradera y eficiente (bajo consumo adicional).

5.-Frigoríficos ecológicos

Para los más preocupados por el medioambiente, los frigoríficos ecológicos evitan emplear gases clorofluorocarbonados (CFC) e hidrofluorocarbonados (HFC) que dañan a la capa de ozono potenciando el efecto invernadero. Más que de una categoría se trata de un sistema de refrigeración más respetuoso con el medioambiente.

6.-Frigoríficos compactos

Se trata de frigoríficos de una sola puerta, de muy pequeñas dimensiones, con un solo motor y con pocas prestaciones.

Vía: Consumoteca