viernes, 6 de abril de 2018

Una casa cálida con toques mid century

Bienvenidos a esta maravillosa y acogedora casa en el centro de Madrid. Un espacio luminoso y cálido donde cada esquina invita a quedarse, coger un libro y escuchar jazz. Una casa con clase, contemporánea, pero con espíritu Mid century, donde el tiempo se para y uno se deja abrazar por la atmósfera limpia y hogareña. Bienvenidos a la casa NG, del estudio Plantea Arquitectura.
El blanco de todas las miradas
Ya desde la entrada descubrimos las que serán las dos reglas fundamentales de proyecto: pavimento cálido y envolvente neutra. Así, los suelos se cubren casi por completo (exceptuando las zonas húmedas) de una tarima de madera maciza, apostando por la naturalidad y materiales nobles. Además, la madera maciza resulta más cálida que otras tarimas, y es mucho más silenciosa al paso. Las paredes y resto de elementos verticales se pintan de blanco, iluminando cada esquina de manera uniforme.
Ambiente contemporáneo y estilo retro
La vivienda se organiza principalmente en dos bandas. La primera contiene las estancias húmedas, dormitorios, acceso y distribución. La segunda, un espacio generoso y diáfano, aúna tres ambientes diferentes bajo la misma luz de la línea de fachada. Lo que antes fuera terraza se suma a la superficie interior para ampliar metros cuadrados y liberar el espacio. Las amplias ventanas se completan con estores blancos que bañan de claridad y luz difusa el interior. La antigua línea de fachada queda revelada por el pilar de hormigón desnudo, que se incorpora con naturalidad a la composición espacial, como nueva textura.
Luz difusa y espacio unitario
El interiorismo es una atractiva combinación de materiales y texturas. Las piezas de mobiliario estilo italiano, años 60, inundan los espacios de historia y estilo y combinan a la perfección con una reforma de alta calidad y atención al detalle. El generoso gesto de cubrir la totalidad de la vivienda con la misma tarima, que entra y sale de las estancias sin atender a diferencias de usos o ambientes, es salpicado por la multiplicidad de elementos y detalles del interiorismo. El resultado es una agradable y estimulante colección de colores y objetos de diseño, que despierta la curiosidad del invitado.
Fluidez de espacios
Las dos zonas de la vivienda se separan por un simple tabique longitudinal que permite el paso de un lado al otro gracias a amplias y ligeras aperturas. Estas puertas recuperadas se incorporan al proyecto con alta precisión, con un nuevo diseño pivotante que junto con los amplios paños de vidrio, facilita la conexión visual de lado a lado. Este ligero elemento de separación añade delicadeza y sofisticación a un diseño interior de líneas simples y decisiones generales. La cuidada atención a detalles como el cierre y los pomos antiguos añaden valor a la reforma y enriquecen el las estancias.
Una cocina de doble cara
La cocina se convierte en el centro del espacio, al otro lado de la línea de separación. De superficies blancas lacadas, perfiles sencillos y luz indirecta esconde armarios y electrodomésticos en un contorno difuso de escala de blancos. El suelo que encierra el perímetro, cercano a los fuegos y grifería, se resuelve con un pavimento continuo de microcemento, más adecuado para zonas húmedas. La ausencia de una envolvente que cierre la estancia hace que esta se extienda e incorpore una pequeña zona de comedor e incluso la banda de circulación adyacente, conviertiéndose en un espacio amplio y libre. Además, la encimera presenta un doble frente, conviertiéndose en barra americana con un cuidado diseño de marco de madera maciza. Una cocina altamente funcional que ofrece múltiples opciones de uso y participación.
Maestría en espacios pequeños
La vivienda cuenta con dos baños que ofrecen un amplio catálogo de materiales, soluciones y paletas de color, en un alarde de imaginación y mano izquierda con el detalle. El primero de ellos, de tonos más oscuros (y no por ello menos luminoso) se envuelve con un elegante alicatado grisáceo, que complementa el microcemento de superficies horizontales y verticales indistintamente. El tercer material de la ecuación, la madera, resuelve con maestría encuentros y ángulos entre el lavabo y la bañera de obra en una composición casi escultórica. El espejo cubre la pared sobre el lavabo de lado a lado, enmarcado en piezas de madera que más bien parecen abrir una ventana y ampliar el espacio al otro lado. El detalle del aplique de luminaria perfilado limpiamente en el centro del espejo es ya de sobresaliente.
Detalles cuidados
El segundo cuarto de baño, blanco y radiante, consigue llegar a la perfección en distribución y acabados. Estructurado en una sucesión de tres bandas, nos conduce de la zona de lavabo, a través de la ducha, hasta la bañera, al fondo. La ducha se convierte así en un espacio de transición sobre una agradable superficie de tablillas de madera. La unión entre el marco de madera maciza de la bañera y el alicatado de baldosa biselada de las paredes se resuelve con precisión de cirujano. En esta ocasión, el lavabo es una sofisticada pieza de diseño que combina estructura de tubos metálicos con superficie de mármol. La línea de iluminación indirecta enciende la estancia de manera discreta, y la mampara de cristal de la ducha multiplica los puntos de luz. Los baños, sin duda, lo mejor de la vivienda.

Para más información visiten: Plantea Estudio 
Vía: habitissimo