sábado, 21 de noviembre de 2015

Cambiar todo para que nada cambie. Un piso en Sarrià, por Dom Arquitectura.

Un piso clásico en el barrio de Sarrià de Barcelona puede ser la vivienda soñada… pero probablemente su distribución no se adapte a las necesidades actuales. Por ello, en su nuevo proyecto Dom Arquitectura ha tratado de mantener la esencia del espacio actualizando e integrando estancias para conseguir un hogar práctico y acorde con los deseos de sus propietarios.

La actualización de la distribución ha transformado casi todas las estancias para conseguir mayores tamaños y más continuidad: de este modo, uniendo el recibidor a la sala, uniendo el office a la cocina, se han reducido el número de puertas y divisorias ganando en comodidad y luminosidad.
Para mejorar la luminosidad, se ha buscado el máximo aprovechamiento de la luz natural. La iluminación se plantea de forma indirecta en muchos puntos, y se han colocado diferentes lámparas generando zonas de ambiente diferenciadas y con una luz cálida y agradable. Entre ellas destacan las Pleat Box de Apparatu para Marset.
Como contraste, la interiorista Blanca Elorduy de Dom ha escogido un pavimento de madera de color intenso, revistiendo además diversas paredes con la misma madera, para generar así zonas más acogedoras y recogidas, tanto en el salón comedor como en el dormitorio principal, que gana espacio a la terraza existente. Otra de las paredes principales del salón ha sido revestida con paneles verticales de DM lacados en blanco, ordenando el espacio de paso y dando continuidad a la pared del salón comedor.
También se han diseñado varios elementos de hierro que sirven como estanterías y separadores en la zona del hall y la salita previa al salón. Finalmente, para mantener e insistir sobre la idea de “cambiar todo para que nada cambie”, se han combinado muebles y lámparas actuales con algunas piezas clásicas escogidas por el cliente, como el sofá Chester de la zona de entrada. Y no podemos dejar de sorprendernos por la decoración de “marcianitos” que encontramos en el baño, muy 80’s.

La terraza exterior ha sido tratada con especial cariño por tratarse de una de las zonas más especiales de la casa. Se ha acondicionado con un pavimento de ipe, que sube por la barandilla generando así mayor privacidad, y se han diseñado unas jardineras a medida de hierro con planta stipa (esparto).

Para más información visiten: Dom ArquitecturaMarset
Vía: diarioDESIGN