domingo, 22 de noviembre de 2015

COSY reforma una antigua casa de pescadores en Barcelona.

¡Qué daño hicieron los 70! Entre la crisis del petróleo, el Watergate, el Glam, la Lambada, Bonanza… unos cuantos desastres urbanísticos que dejaron algunas maravillosas casas irreconocibles “con su esencia y carácter ahogados”, como han visto muy claro en su último proyecto Ana Hirigoyen y Vania Gaetti, socias de COSY, en colaboración con la arquitecta y diseñadora danesa Anne Mette Bo Drivsholm, nueva propietaria de esta antigua casa de pescadores en Barcelona.

La casa tenía ventanas tapadas, falsos techos y revestimientos de paredes en madera. Se limpió todo y se volvieron a abrir las aperturas originales en las paredes, desvelando un techo de volta catalana, y un suelo cubierto de baldosas hidráulicas antiguas, una pasión para COSY, que se convirtieron en esta reforma en las verdaderas protagonistas.
Así, se pueden encontrar en alfombras dibujadas en el suelo combinadas con baldosas antiguas —recuperadas de otras casas del centro histórico de Barcelona— y microbetún como borde. Este sencillo gesto devuelve la personalidad a muchas de las habitaciones, donde estos elementos, con la última reforma, se habían perdido completamente.
Para aprovechar al máximo los 100m2 de la casa y los 35m2 de terraza se han eliminado los tabiques y se ha pintado el espacio de blanco, color que amplía visualmente los ambientes que además resulta más acorde con el espíritu marinero original. También se han desarrollado muebles a medida para ahorrar espacio: desde el mueble de entrada, hasta las camas, los armarios, el sofá y la cocina.

La terraza —la reina de la casa— ha sido equipada con un gran toldo a medida, una minicocina y una ducha que permiten disfrutar en compañía del espacio durante todo el día, “sin apenas darse cuenta del tiempo que pasa”.

Un proyecto muy Cosy, que se ha encargado desde la reforma hasta la decoración de interiores, contando con la propietaria a la hora de pasear por mercadillos para encontrar algún tesoro vintage, hasta el mantenimiento del piso. Todo en uno para los clientes más exigentes, como modus operandi.

Para más información visiten: CosyAnne Mette Bo Drivsholm
Vía: diarioDESIGN