domingo, 7 de septiembre de 2014

Espectacular remodelación de un apartamento de 35 metros cuadrados en Ginebra

El encargo para el arquitecto de esta espectacular y funcional remodelación de un apartamento de 35 metros cuadrados en Ginebra era claro, un espacio que ofreciera todas las comodidades y muebles que tiene un hogar normal dentro de unas limitadas dimensiones.
O sea, el cliente quería tener en un estudio miniatura, un comedor, un salón, un dormitorio, una cocina y un baño totalmente equipados y cada uno con su propio espacio delimitado. Por pedir que no quede, lo sorprendente de la cuestión es que los arquitectos lo lograron.
Tanto los materiales y revestimentos como la iluminación y la paleta de colores era vital para crear un espacio amplio y una atmósfera agradable. Para ello escogieron una paleta neutra, simple y contrastada, un suelo de madera con una capa de resina de color azul oscuro que da confort alapartamento, y unas paredes extra blancas, junto a una minimalista iluminación indirecta muy ambiental.
Los encargados del proyecto son el estudio Freaks Freearchitects, quienes delimitaron el espacio en dos mitades, en dos ambientes. La parte social y pública, donde encontramos el salón y el comedor, y la zona de servicios o privada, por así decirlo, donde encontramos el baño, la cocina y el dormitorio.
En la zona privada, justo al lado del baño, ubicaron un gran espacio dedicado al almacenamiento, un armario empotrado, el cual queda disimulado e integrado en la sala de estar. Seguidamente viene la cocina, que aunque esté abierta queda totalmente recogida, es una buena idea para un espacio pequeño, ya que ver todos los elementos en un mismo sitio es asfixiante, da la sensación de ser muy pequeño y estar encerrado.
Han sabido dar un pequeño sitio escondido a cada espacio, se ayudan de los propios muebles, la mayoría hechos a medida, para hacer las divisiones, el armario, cocina, la mesa del comedor, el sofá y la cama. El dormitorio viene pegado a la cocina, quedan separados únicamente por un cristal, el cual no quita sensación de amplitud ni luz natural pero separa los espacios.
Para crear un espacio propio sin paredes para el dormitorio se ayudan de una estructura que alza la cama, dando a esa zona entidad propia. Aunque todo tiene su espacio y sus divisiones, una de las características del apartamento es su continuidad visual que consiguen gracias al blanco de las paredes, techos y de los muebles.
Para más información visiten: FREAKS Freearchitects 
Vía: Decoesfera