lunes, 15 de septiembre de 2014

Cortinas y estores a prueba de niños

Las cortinas y estores en las ventanas pueden convertirse en un peligro oculto para los niños. Le decimos cómo evitarlo y cuáles son las mejores opciones para las casas donde hay pequeños…

Una ventana abierta y una silla o mueble debajo son un peligro bien conocido para los más pequeños de la casa que comienzan a gatear, trepar y andar… Pero por si eso fuera poco, los estores y las cortinas son otro de los cinco grandes peligros que hay en las casas por número de accidentes infantiles. Los estores, visillos y cortinas son la causa de una muerte mensual en Estados Unidos y dos anuales en el Reino Unido entre niños de 7 meses a 10 años. El peligro es más acuciante cuando se trata de niños de 16 meses a 36 meses, especialmente en niños en torno a los dos años.
El peligro se encuentra en dos puntos básicamente: barras y rieles más fijados a la pared o el techo, y cordones que cuelgan de los estores y visillos, tanto de los que se encuentran en un extremo de la ventana como de los que mantienen los tejidos recogidos arriba… Por un lado, los niños tiran de los tejidos de las cortinas y pueden poner a prueba una barra mal anclada. Por otro lado, los pequeños juegan con los cordones, se enrollan con ellos, y pueden terminar colgándose de ellos por el cuello en el peor de los casos.
A veces se trata de niños que aún ni gatean ni andan, pero que están dentro de uno de los llamados “parques” infantiles, junto a una ventana.
Cómo evitarlo…
La prevención de este tipo de accidentes infantiles en casa es clave. Una de las opciones es considerar otras alternativas para ocultar las ventanas y dar intimidad al interior. Por ejemplo, es posible cubrir las ventanas con vinilos decorativos de tipo adhesivo o bien vinilos electrostáticos de quita y pon.
No se deben situar cunas, parques, camas, ni siquiera muebles bajos cerca de una ventana. Además de que son capaces de trepar y caer al vacío, también pueden quedar colgados accidentalmente de los cordones o cadena de los estores o cortinas de riel
Los cordones de estores, visillos y cortinas deben ser lo más cortos posible. Se trata de que no cuelguen al nivel que puedan ser alcanzados por niños…
Cordones y cadenas deben quedar fijados permanentemente al suelo o la pared. Existen ya productos de puericultura especiales para minimizar los riesgos…
Las cortinas que no llevan cordón y simplemente se deslizan por una barra pueden ser ideales para habitaciones de niños. Especialmente si son cortas. Pero, ojo, es fundamental que el anclaje a la pared o el techo de la barra o el riel sea impecable, y resista los embites y “tirones” de un niño.
Conviene evitar también juguetes y dispositivos eléctricos en las habitaciones infantiles cuyos cables tengan una longitud superior a 30 cm. Hay que ser especialmente cuidadosos con lámparas de noche, radios, monitores acústicos para oír al niño, etc.

Vía: Deco Estilo