jueves, 19 de enero de 2012

El rosa en decoración

El color rosa está asociado a lo femenino. Al menos, eso indica la idea clásica que tenemos acerca de dicho tono. En los últimos años, sin embargo, el rosado se ha expandido y hoy puede encontrarse en diversos ámbitos que no necesariamente tienen que ver con la mujer. La decoración en rosa es una posibilidad que no conoce limitaciones de género.



No se trata, por supuesto, de utilizar el rosa como único tono del ambiente. Diversas combinaciones cromáticas o la inclusión de detalles rosados resulta la elección más apropiada, ya que aportan romanticismo y delicadeza a la ambientación.

Comencemos por el dormitorio. Una habitación pintada íntegramente de rosa remitirá al cuarto de una niña. En cambio, complementar el rosa con el blanco, el marrón o el amarillo suave ayudará a dar un matiz muy agradable.
En el salón o sala de estar, incluir cojines rosados sobre el sofá es una buena idea. Para reforzar la estética romántica, no puede faltar un ramo de rosas como centro de la mesa principal.

Utilizar muebles de color rosa en la cocina nos ayudará a otorgarle luminosidad, además del ya mencionado toque romántico. Si tenemos electrodomésticos (como un refrigerador) con acabado negro, el contraste será muy interesante.
La decoración en rosa también puede llegar al baño (con flores y detalles que combinen con colores pastel) y la oficina (a través de una lámpara o e una alfombra). Sólo debe animarse a experimentar con este tono y a crear diversas combinaciones para descubrir todas sus bondades decorativas.

Vía: Decoraciona


No hay comentarios:

Publicar un comentario