sábado, 8 de julio de 2017

Tubos para la evacuación de humos

El diámetro, la ubicación del tubo y el tipo de instalación son tres criterios esenciales para elegir el tubo de evacuación de humos adecuado para la chimenea o estufa. De la correcta elección e instalación del conducto depende el rendimiento, seguridad y estanqueidad de la chimenea.
Mida el diámetro
Medir el diámetro de la salida de humos de su estufa o chimenea es el primer paso para elegir el tubo adecuado.
Existen tubos de 80, 100, 120, 150, 175 y 200 mm de diámetro. Si ninguna de estas medidas estándar se ajusta a la de la salida de su equipo puede utilizar un sistema reductor para ajustar el tubo a la medida de su estufa o chimenea.
Tipos de tubos
Los tubos pueden ser simples o aislados:

Simples. Recomendados para instalaciones de interior. Están fabricados en acero galvanizado, vitrificado o inoxidable.
Aislados. De acero inoxidable y lana de roca. Indicados para instalaciones exteriores ya que evitan que el tubo se enfríe con el frío del exterior y que las partículas se solidifiquen obstruyendo la salida del humo, también evitan que el tubo frío provoque un tapón ocasionando un “revoque” o vuelta del humo hacia el aparato calefactor. Son necesarios en instalaciones en las que el tubo esté cerca de materiales inflamables como la madera.

Materiales de los tubos
• Acero inoxidable aislado: Son los que ofrecen una mayor durabilidad (una media de 20 años) y resistencia a la corrosión.
Acero inoxidable: Ofrecen una durabilidad y resistencia alta. Son los que se utilizan para instalaciones no vistas como por ejemplo el interior de la campana de la chimenea o zonas con poco acceso y que necesitan garantía de estanqueidad.
• Acero vitrificado: Idóneos para instalaciones de interior con tubo visto, están disponibles en acabado brillante y mate. Resistencia y durabilidad media, su resistencia depende de un buen acabado interior del esmalte que evita la corrosión y la aumenta la durabilidad del tubo
Galvanizados: Son los que ofrecen una menor resistencia y durabilidad. Además precisan un mayor mantenimiento ya que debe ser deshollinado dos veces al año.

Usos de los tubos
El combustible del aparato que vamos a utilizar determina el tipo de tubo a usar. La corrosión que hay en la evacuación de los humos es diferente para leña, pellets, gas o líquido. Los combustibles sólidos como pellets, madera y carbón son más agresivos y requieren que el espesor y la resistencia del recubrimiento interior tenga una alta calidad.
• Tubo para aparatos de leña: fabricados en galvanizado, inoxidable, vitrificados y aislados. Se usa masilla o silicona refractaria en la unión de los diferentes tramos para garantizar la estanqueidad.
• Tubo para pellets: tubos de 80 y 100 mm de diámetro fundamentalmente. Estos tubos llevan unas gomas anticalóricas interiores que ayudan a la estanqueidad. No se usa masilla o silicona en las uniones; se pueden usar cerquillos que sujetan la estructura y garantizan el buen uso de la estufa.

Recomendaciones de utilización
• Instalación de un TE al inicio: facilita la limpieza del tubo y permite un desmontaje rápido. En las estufas de pellets son imprescindibles.
• Evitar la instalación de codos o reducciones en los primeros 3 m de instalación: Mejore el tiro de la estufa y evite más deshollinados.
• Usar, en la medida de lo posible, tubos de igual material y diámetro: evite problemas en las uniones y proporcione estanqueidad y seguridad.
• Separar la instalación de tubos a una distancia mínima de elementos inflamables como cortinas, alfombras, maderas, etc… en la etiqueta de los tubos viene marcado como O (distancia en mm).

Salida de humos. Distancias mínimas recomendadas
- La chimenea debe sobresalir al menos 1 m por encima de la cumbrera del tejado.
- En tejados muy inclinados (+20°), si no sobresale la chimenea, esta debe estar separada 2,5 m de la cumbrera de dicho tejado.
En tejados con varias salidas o con obstáculos en el propio tejado:
- La salida de la chimenea debe estar 1m por encima de cualquier otra salida o saliente.
- La distancia a otro elemento debe ser dos veces la altura del mismo.

Soluciones para la instalación de su estufa de pellets
Deshollinado
El deshollinado es necesario para garantizar que el conducto de evacuación de humos está despejado, libre de alquitranes y aceites.
Antes de ponerla en funcionamiento
- Deshollinadores. Pueden ser mecánicos o químicos.
- Cemento refractario para reparar posibles fisuras o desperfectos.
- Pintura térmica si necesitas reparar arañazos o desperfectos.
Durante su funcionamiento
- Limpiacristales y decapante para mantener limpio el cristal y ver la llama con nitidez.- Limpiadores de piedra y ladrillo para el revestimiento de la chimenea.
- Deshollinadores de mantenimiento para el conducto de evacuación.

Cuándo y cómo realizar el deshollinado
- Deshollinado mecánico. Se realiza con un deshollinador y un mango adaptado a la altura que se necesite para limpiar el interior de la chimenea.- Deshollinado químico. Se calienta la chimenea con una carga de leña, a continuación se introducen los leños deshollinadores o bolsas necesarias. Una vez apagada y fría hay que limpiar las cenizas que se hayan generado.

Vía: Leroy Merlin