miércoles, 14 de junio de 2017

Programadores de riego

La forma más básica de regar el jardín es con la manguera, pero si por pereza, falta de tiempo o porque pasamos largas temporadas fuera de casa… no podemos dedicarle mucho tiempo a esta actividad, lo mejor es instalar un sistema de riego automático programado. De este modo nos aseguramos que todo el jardín, el huerto o el césped –depende de lo que tenga- recibe el agua diaria que necesita.
Un programador de riego se conecta al grifo de agua o a las electroválvulas y permite determinar los días, las horas y la duración del riego. Es un dispositivo muy cómodo, que cuida sus plantas incluso cuando está fuera de casa durante varios días.
Las claves

El uso de programadores le libera de la tarea diaria de regar su jardín.

Los programadores se adaptan a cualquier sistema de riego. Los programadores de riego son unos pequeños dispositivos que nos van a permitir controlar nuestro sistema de riego, independientemente del que tengamos.

Hay diferentes modelos en función: del tipo de funcionamiento, de la extensión y las zonas que se necesiten regar y de los accesorios complementarios que se requieran.

Con programadores eficientes se puede ahorrar hasta un 25% en el consumo de agua para regar el jardín.

Características de los programadores de riego
- Los programadores son dispositivos electrónicos -analógicos o digitales- que automatizan el riego de jardines, tiestos y huertos.
- Permiten programar ciclos de riego con un horario, duración y frecuencia del suministro de agua. Cada tipo de planta requiere de una cantidad de agua y un número de riegos al día.
También influye el tipo de riego —aspersión, goteo, exudación, nebulización—, el suelo, el clima y la época del año. Suelen contar con programas prefijados, lo que simplifica su manejo, o se pueden configurar manualmente.

Ventajas
- Ahorro de agua. El suministro de agua con el uso del programador es más eficiente. El ahorro será aún mayor si lo programa para que el jardín sea regado por la noche o al amanecer, cuando la presión es máxima y no hay evaporación por efecto del sol.
Además, hay programadores que tienen accesorio de sensor de lluvia y de sequedad, para regar solo cuando sea necesario.
- Ahorro de tiempo y esfuerzo. Con esta opción no tendrá que dedicar su tiempo y su dedicación al riego manual.
- Ahorro de espacio. El riego automático enterrado despeja los espacios plantados de mangueras y otros elementos necesarios para el riego manual.
- Seguridad para sus plantas. Da igual que no esté en casa por vacaciones o por horarios. Con un programador sus plantas siempre estarán regadas ya que el aparato funciona de forma autónoma.
- Mejora de la calidad del riego. Además, también es un sistema beneficioso para las plantas porque con estos dispositivos el agua es repartida de manera más uniforme que si lo hacemos de forma manual con manguera.
- Multifuncional. Algunos modelos permiten dosificar el suministro de fertilizante líquido en el caudal de agua y aportarlo a las plantas de un modo uniforme a la vez que riega el jardín.

Tipos de programadores
Existen varios criterios para decantarse por un modelo de programador u otro entre la variedad existente:
1. Según su tecnología: analógico, digital o híbrido. Los digitales tienen incorporada una pantalla que permite la visualización de los datos y el nivel de batería que le queda.
2. Según las zonas de jardín que necesite regar.
- Como hemos dicho no todas las plantas necesitan el mismo riego –ni en cantidad ni en frecuencia- por lo que debe zonificar su terreno y, en función de ese dato, puede elegir modelos multizonas que permiten un riego diferenciado en distintas áreas. Son ideales para jardines grandes y que necesiten distintas modalidades de riego.
En este sentido, debe tener en cuenta el número de electroválvulas del sistema de riego. Habrá una por cada zona a regar. Las conectaremos entre sí y también al programador.
- Por el contrario, si su jardín solo necesita una o dos vías de riego puede instalar un programador de grifo. Son los habituales para jardines pequeños o medianos que no necesitan diferentes riegos.
3. Según la alimentación del programador.
- Pueden ser eléctrico –enchufándolo a la corriente-. Estos modelos suelen llevar también pilas por si hay algún problema con el suministro eléctrico.
- Pueden funcionar con pilas o con batería de litio.
- Pueden funcionar con energía solar. Son los modelos más modernos.

¿Qué presión necesito para usar mi programador?

Lo primero que debe saber es que la presión del agua que tiene en casa tiene que ser mayor que la presión que la que use el programador de riego.

- Puede tener un programador que funcione sin presión: está destinado para los jardines que requieran de un riego por goteo o nebulización.

- Existen otros con mayor presión: destinados para circuitos de riego más grandes que funcionen por aspersión.

Consejos para un riego más eficiente

Las mejores horas para regar son las primeras horas del día y las últimas de la tarde. En verano, lo más recomendable es regar por la noche. Si riega a estas horas evitará que el agua se evapore antes de llegar a la raíz y estará ahorrando agua.

Para alargar la vida útil del sistema de riego es importante que cada verano revise las tuberías que componen el sistema de riego, con el fin de evitar o arreglar las posibles fugas de agua.

Si tiene un sistema de riego con los aspersores, ajústelos de vez en cuando para regular los posibles desajustes; sin olvidarse de los sensores de lluvia y humedad. Estos accesorios garantizan un consumo óptimo y eficiente del sistema de riego.

En definitiva, contar con un programador de riego es una opción económica y, sobre todo, fácil de instalar. Únicamente siga las instrucciones del fabricante.

Vía: Leroy Merlin