viernes, 9 de junio de 2017

Piscinas de poliéster o monobloc

Las piscinas de poliéster (también denominadas monobloc) son una excelente alternativa a las piscinas tradicionales de obra. Al igual que estas, van enterradas con lo que el borde queda a nivel: algo que aporta belleza y sensación de amplitud a cualquier jardín. La principal ventaja es que no hay que construir la piscina: solo instalar el vaso de poliéster, lo cual simplifica y agiliza el proceso. Los hay en una gran variedad de formatos y tamaños, para adaptarse a diversos espacios.

Además, las piscinas de poliéster ofrecen más ventajas:

- El vaso prefabricado no tiene juntas: su superficie lisa evita las incrustaciones y la acumulación de algas.
- Pueden permanecer largas temporadas vacías.Soportan grandes presiones sin riesgo de fisuras.
- El vaso puede repararse fácilmente con el mismo material.
- Se pueden cambiar de sitio.

Elementos que componen una piscina de poliéster

Para disfrutar de una piscina de poliéster, además del vaso de poliéster, se necesita:

- Albardilla. Es la piedra de coronación que se coloca en el borde de la piscina.

- Sistema de depuración del agua: boquillas de impulsión, sumidero de fondo, boquilla de limpiafondos, skimmer, filtro, bomba depuradora y cuadro eléctrico.

Es conveniente contar también con:

- Focos subacuáticos. Para disfrutar baños por la noche y contar con una vista agradable de la piscina.
- Ducha de exterior. Útil para mantener limpia el agua de la piscina o para refrescarse. Es conveniente que incluya un plato de ducha.

Formatos y medidas

El poliéster permite la fabricación de vasos de piscinas de formatos muy diversos.

- Las más habituales son rectangulares y con escalones en un extremo redondeado.

En cuanto a la medida, como el vaso prefabricado debe poder transportarse desde la fábrica, las medidas máximas disponibles en el mercado son de aproximadamente 10 m de largo por 4 m de ancho.

- Algunos modelos tienen distintos niveles de profundidad.

¿Y la instalación?

A pesar de que la instalación de una piscina de poliéster es más sencilla que la construcción de una piscina tradicional, se recomienda dejarlo en manos de profesionales.

La instalación incluye:

- Excavación, preparación del suelo, retirada de tierra al vertedero y colocación de piscina.
- Relleno de paredes, zuncho perimetral y colocación de albardilla.
- Instalación del equipo depurador.
- Tendido de tuberías hasta la piscina, con instalación de rollo de hidrotubo flexible de PVC de 200 mm con tapa de acero.
- Acometida de agua, luz y desagüe de la bomba (hasta 10-12 m).
- Sacos de arena de sílex para el equipo depurador.

Vía: Leroy Merlin