viernes, 5 de mayo de 2017

Cómo elegir mecanismos de cisterna

Con la instalación de un mecanismo de doble descarga en la cisterna de nuestro inodoro, no solo vamos a beneficiarnos del ahorro de agua en la factura, sino que además estaremos colaborando con el medio ambiente.
Por lo general las actuales cisternas tienen una capacidad entre 3 y 6 litros, las más antiguas hasta 10l y realizar una descarga completa de la misma no siempre es necesario.
Entre muchas otras ventajas, con un mecanismo de doble descarga vamos a poder emplear la cantidad de agua adecuada a nuestra necesidad.

Las claves

La cisterna se compone principalmente por dos elementos. La válvula de llenado y el mecanismo de descarga.

Mecanismos de “rosca universal”. Garantiza la alta compatibilidad de estos mecanismos con las cisternas más comunes en los sanitarios. En el caso de España con los de marca Roca.

Facilidad de montaje. La rosca universal permite que instalemos el nuevo mecanismo sin necesidad de tener que desmontar la cisterna completa.

El sistema de doble pulsador. Elegiremos entre realizar una descarga parcial de 3l o completa de 6l.

¿Qué es el mecanismo de la cisterna del inodoro?

El mecanismo completo de la cisterna está formado por dos elementos fundamentales: la válvula de llenado o alimentación de agua y por el mecanismo de descarga. Independientemente del modelo y tamaño de la cisterna que tengamos, todos los mecanismos tienen prácticamente el mismo funcionamiento.

Es recomendable, que a la hora de cambiarlo ya sea porque se haya roto o tengamos una fuga, nos decantemos por los mecanismos más simples. Estos a la larga nos darán menos problemas, nos durarán bastante tiempo y a la hora de arreglarlos o sustituirlos será mucho más cómodo y fácil.

Componentes de la cisterna

Válvula de llenado:

Hay dos tipos de alimentación de agua. Lateral o inferior. Está formado por el grifo flotador de llenado y el latiguillo. Tenemos tres tipos de grifos: convencionales, compactos y servos.

El grifo de llenado es el que provee a la cisterna de agua. Está formado por una boya o flotador que puede ser exterior (grifos convencionales) o estar dentro del mismo mecanismo (grifo compacto). El nivel de agua que entra en la cisterna es regulado por el flotador o la boya que acciona el mecanismo de llenado de la cisterna. Si la boya está arriba el grifo se cierra impidiendo que entre el agua, si es al revés es que se ha vaciado la cisterna y se está llenando de agua.

La diferencia fundamental entre ambos tipos de grifos además de la forma y posición de la boya, es la capacidad de cierre, siendo más rápida en los grifos compactos.

También encontramos los grifos que traen incorporado el nuevo sistema servo. Esta tecnología además de favorecer un menor ruido en el llenado de la cisterna, aporta mayor caudal de agua y un cierre más rápido y suave. En estructura es igual que los mecanismos compactos. Estos grifos además llevan incorporados unos filtros que impiden el paso de impurezas garantizando su buen funcionamiento.

Si la concentración de impurezas o de cal en el agua es alta, será necesario un mantenimiento de estos grifos (aclarando el filtro para evitar su obstrucción). Para evitar este mantenimiento, otra opción es instalar un grifo compacto, que al carecer de filtro evita este inconveniente.

Para aumentar la capacidad de ahorro de agua de la cisterna, opte por instalar un grifo de llenado en el que pueda regular la altura del flotador, o un grifo telescópico y que le permita regularlo en altura. Ambas características hacen posible que pueda regular el nivel de agua de la cisterna.

¿Cómo funciona el mecanismo de descarga?

Realizamos el vaciado de la cisterna cuando presionamos el mecanismo pulsador. El mecanismo de descarga está formado por el pulsador exterior y por el propio mecanismo de descarga. Independientemente del tipo de accionamiento de descarga, básicamente todos los modelos tienen el mismo funcionamiento. Cuando pulsamos o levantamos el tirador estamos elevando el cuerpo de la descarga para abrir el orificio de salida del agua, vaciando así el agua del tanque en la taza.

¿Qué tipos de mecanismo de descarga existen?

Fundamentalmente diferenciamos dos tipos de descarga, simple o doble. Dependiendo del tipo de descarga tendremos un tipo u otro de pulsador para accionar el vaciado del tanque.

Mecanismo de doble descarga.

Este es el sistema que más agua nos va a permitir ahorrar. Con una cisterna de doble descarga estaremos ahorrando hasta un 50% de agua en cada uso.

Como su nombre indica, el mecanismo de doble descarga tiene un pulsador doble que nos da la opción de realizar una descarga parcial de 3 litros de agua o la descarga total de la cisterna, usando así la cantidad de agua justa a emplear, ahorrando agua y protegiendo el medio ambiente.

Hay dos tipos de mecanismos de doble descarga, mecánico o por cable.

El descargador mecánico.

En este tipo de mecanismo el pulsador y el descargador están conectados, el pulsador se enrosca sobre la estructura del mecanismo. De esta manera ambos quedan unidos, quedando la tapa sujeta y evitando que se pueda abrir.

El descargador por cable.

El pulsador y el mecanismo de descarga están conectados por un cable de acero, que es el que trasmite la fuerza y acciona el descargador. La ventaja de este sistema es que podemos colocar el pulsador en el lugar que le corresponda, independientemente de si está en el lateral, no alineado con el descargador, en el frontal…

Mecanismos de descarga simple e interrumpible

La descarga simple mediante tirador, éste va roscado a la estructura del mecanismo, una vez que tira de él, el tanque de la cisterna se vacía por completo.

La mejor opción en las cisternas de descarga simple para conseguir un ahorro de agua es instalar un pulsador interrumpible. Con este tipo de accionamiento, tiene la posibilidad de que una vez pulsado, pueda volver a darle, de este modo corta el paso de agua, evitando la descarga completa de tanque.

Qué tenemos que tener en cuenta a la hora de elegir una nueva cisterna para nuestro inodoro

En España por lo general los mecanismos de las cisternas son de la marca Roca, por lo que no tendremos muchos problemas a la hora de cambiarlos. Hay multitud de marcas que han sacado modelos con roscas que se adaptan a estas, evitándonos así el tener que desmontar la cisterna completa. Únicamente tenemos que fijar el mecanismo sobre la rosca que tenemos a través de unas horquillas o sistema click. 

Si su inodoro es de otra marca y la rosca es incompatible tendría que cambiar todo el mecanismo incluyendo la pieza de apriete. Para esto tiene que desmontar la cisterna completa. No es una tarea complicada, únicamente le llevará algo más de tiempo.

Recuerde también que debe instalar un grifo de llenado apropiado y que tenga el mismo sistema de sujeción que el modelo de su cisterna, lateral o inferior.

Si lo va a renovar ¡aproveche e instale uno silencioso!

Recomendaciones y ventajas

- Si tiene un grifo de boya flotante, este sistema le permite que regular el nivel de agua que alcanza la cisterna con el tornillo prisionero de latón.

- Para regular el nivel del agua de la cisterna de un grifo compacto también se hace a través de un tornillo de regulación.

- La ventaja del grifo compacto frente al convencional es la capacidad de cierre, que es casi instantáneo, por lo que el tiempo de llenado de la cisterna es inferior.

- Los mecanismos de descarga doble vienen con el tubo rebosadero. Éste permite que si el grifo deja de funcionar y sigue echando agua, esta se vaya por el tubo a la taza directamente, evitando que rebose y se inunde el baño. Si su mecanismo de descarga es de cable lo puede cortar a la medida que desee, sin embargo, si es mecánico, éste tiene una medida estándar.

- El diámetro de los pulsadores: Existen dos medidas estándar de pulsadores, de 16 mm de diámetro o de 40mm. El de 16mm quedará colocado sobre un embellecedor, quedando resaltado en la tapa y el de 40mm incrustado en la tapa, a ras. 

Vía: Leroy Merlin