jueves, 12 de enero de 2017

Bañeras exentas

Las bañeras exentas son muy poco comunes a la hora de decorar baños. Es difícil verlas en pisos o apartamentos urbanos, porque requieren un cierto espacio y normalmente al distribuir tabiques solemos destinar a la zona de aseos muy pocos metros cuadrados. Eso, unido al sentido práctico que en general suele vencer sobre el estético, explica que en la mayor parte de los casos se acabe poniendo una bañera encastrada (de esas rectangulares cubiertas de azulejo que van de pared a pared), o bien directamente se sustituya por una ducha y no hay bañera que valga…
En fin, a pesar de todo ello, este tipo de bañeras recuperadas del pasado (sí las veremos en pisos antiguos de esos que hay que reformar de arriba abajo) no sólo son tremendamente estéticas para la decoración del baño sino que son sobre todo un canto al relax. Precisamente por eso: porque al ser poco prácticas, invitan únicamente al baño.
Nada de utilizar la bañera a modo de ducha para salir corriendo a los 5 minutos. Dado que no se les puede poner una mampara y las cortinas son complicadas de colocar, tienden a servir sobre todo para llenarlas de agua, echar sales o esencias, y tumbarse tranquilamente a la luz de las velas para tomar un baño reparador. Por eso sólo este tipo de bañeras tienen cabida en salones o espacios fuera del baño, puesto que no están pensadas para salpicar
En fin, ahora que está de moda toda la estética retro y vintage, estas bañeras han cobrado de nuevo interés, con formas y materiales que recuerdan al baño de la abuela. Sin embargo, en su versión ultracontemporánea se vienen viendo desde hace tiempo dentro del estilo minimalista, tanto ovaladas como perfectamente rectangulares, hechas normalmente en corian (un material moldeable, normalmente blanco mate, de tacto sedoso y suave).
En resumen, si tiene un baño lo suficientemente espacioso como para permitirse poner además una ducha adicional para el día a día, una bañera exenta es la perfecta idea para decorar y disfrutar de su baño.

Vía: Decofilia