jueves, 1 de diciembre de 2016

Diseño de escaparates de verano

En verano las calles se visten de color y de escenas que nos recuerdan la llegada de las vacaciones. Por eso, los elementos más característicos a la hora de decorar escaparates de verano son aquellos que recuerdan al mar, ya sean de estilo navy, con barcos, faros y otros elementos marítimos, o bien con escenas de playa, sombrillas, casetones, etc.
Si quiere evocar al verano en su escaparate con estos elementos, puede optar por adquirirlos originales o bien crearlos usted mismo con otros materiales. Si opta por el DIY, lo más sencillo y económico es crear distintos collages con objetos cotidianos que pueda comprar en cualquier bazar. Por ejemplo puede hacer una composición fantástica con muchos cubos de playa o, a otro nivel, jugar con las escalas de los objetos llevándolos a su tamaño extremo para que llamen la atención.
Tampoco puede olvidarse de los colores, que para muchos son el elemento más característico del verano. Le sugerimos escoger colores que estén de moda, colores vivos o llamativos (como los tonos neon o fluor) o bien tonos claros que recuerden a la playa. Los tonos que nunca fallan son los azules, verdes, amarillos o arenas. Puede crear combinaciones de colores para que destaque el conjunto o bien decantarse por un sólo color en concreto, en cuyo caso debe colocarlo en el punto más importante o en el producto que quiera vender.
En cuanto al rey de los escaparates, los maniquíes, puede vestirlos con trajes de baño, con ropa de verano o con algún que otro elemento característico del verano. Introducirlos en una escena de verano creando algún tipo de escenografía siempre funcionará bien, especialmente si opta por utilizar rayas blancas y rojas o azules, muy típicas de esta época del año (en este caso puede vestir los maniquíes en los mismos tonos para que se mimeticen con el entorno, o bien si su establecimiento vende ropa, utilizar el fondo como contraste de las prendas que quiera destacar punto de atención). Otra opción original es sacar de contexto las escenas, por ejemplo creando una escena real e introduciendo los maniquíes a una escala diferente para desconcertar al público.
Por último, nunca olvide a su mejor aliada en escaparatismo: la iluminación, que muchas veces pasa desapercibida pero es uno de los elementos más importantes. Si no sabe cómo destacar su punto fuerte, ilumínelo bien. Puede también jugar con la temperatura de la luz para crear ambientes o destacar los colores de una u otra forma: juegue con temperaturas de color cálidas para generar una escena de playa al atardecer, semicálidas para evocar el mediodía o frías para emular noches de verano estrelladas. Eso sí, recuerde que la luz afecta al color, y por tanto si quiere reflejar el color exacto de su producto use temperaturas lo más cercanas a la luz día.
En fin, para usted que tiene un negocio con escaparate a la calle o para cualquier persona que en verano sale a la calle y se entretiene mirando las vitrinas mientras se toma un helado le dejamos imágenes de escaparates de verano.

Vía: Decofilia