martes, 15 de noviembre de 2016

Reforma de un apartamento en Lisboa por Aurora Arquitectos

El estudio portugués Aurora Arquitectos intervino en la reforma de este piso de estilo clásico de 200 m2 haciendo que los elementos del pasado y del presente convivan en armonía, pero generando, al mismo tiempo, delicadas yuxtaposiciones.
En la nueva vivienda, las cualidades constructivas existentes se han potenciado manteniendo los elementos originales como los suelos de madera, las baldosas de la cocina, las manetas y motivos de las puertas, y los artesonados de las paredes y techos. Explican los arquitectos que la forma en que trabajaron “las superficies de los azulejos de la cocina, muestra el deseo de resaltar las diferencias entre las características originales y la intervención”, permitiendo una sensación de continuidad en el proceso de renovación, pero también proporcionando un elegante contraste.
Por lo que se refiere a la estructura, en el ala sur, la cocina, las áreas de servicio y un dormitorio se dejaron con su configuración original. Mientras que en el ala norte, los tres dormitorios existentes se transformaron en una sala de estar y el antiguo salón y un estudio se convirtieron en dos habitaciones y un vestidor. Esta configuración “trata de unir lo que hasta ahora había estado separado y dividir lo que hasta ahora había estado unido”.
En estas intervenciones es donde se evidencia la unión-desunión de dos épocas distintas a través de atractivas soluciones como el contemporáneo marco de madera y latón de la sala de estar, que hace referencia a la pared demolida de la sala de estar; la estructura de madera de suaves esquinas redondeadas que enmarca la pared del cabeza de la cama; o los armarios blancos de diseño minimalista.
Comentan desde el estudio de arquitectura que es “el constante diálogo entre los elementos anteriores y los nuevos, que surge la creación de posibilidades inesperadas. Una especie de palimpsesto como una forma de repensar y desafiar las funciones y relaciones preestablecidas, desde los habitantes hasta la propia arquitectura”.
De esta manera, lo que podría entenderse fácilmente como un acto de unión y separación se convierte en uno de los temas principales del proyecto: la reversibilidad. La cuestión espacial se convierte en una preocupación relacionada con el tiempo. “Ahora hemos llegado a aceptar que la renovación es parte de un proceso continuo de cambio y constante revisión de su propia validez.”

Para más información visiten: Aurora Arquitectos