sábado, 9 de enero de 2016

Descubra las ventajas de instalar un suelo laminado


Si busca un material especial para los pavimentos de su casa, no deje de valorar la posibilidad de instalar un suelo laminado. Son tantas sus ventajas y tan escasos sus inconvenientes, que se convierte en una opción a tener muy en cuenta. Descubra todas sus cualidades.

La madera es un material noble, bello y natural y por todas estas razones nos encanta que esté presente en nuestras casas, ya sea en superficies y revestimientos, en los muebles o en las carpinterías. Sin embargo, a veces y para según qué cosas, resulta excesivamente delicada. Es el caso de los pavimentos de madera, que suelen reflejar el deterioro del uso y del paso del tiempo. Sin embargo, hoy le traemos la solución: instalar un suelo laminado.

Los suelos laminados reúnen muchas de las ventajas de la madera, pero sin algunos de sus inconvenientes. Por ejemplo, resultan más resistentes y mucho más asequibles desde un punto de vista económico.

Las ventajas de un suelo laminado

Es cierto que un suelo de madera como los de antaño envejece de una manera más noble que otros muchos pavimentos que ofrece el mercado. Sin embargo, no son demasiado resistentes y su excesivo precio a veces nos disuade de elegirlos para nuestra casa.

Es entonces cuando necesitamos un revestimiento para suelos que sustituya a la madera. Pues bien, ese revestimiento es, sin duda, un suelo laminado. Este tipo de suelos están fabricados con materiales que derivan de la madera e imitan sus vetas y acabados.

Además, reúnen muchas ventajas:
Para empezar, aportan una gran sensación de calidez. La misma que la madera auténtica.

Su resistencia y durabilidad es una de las mayores ventajas que presentan los suelos laminados. Aunque hay diferentes clases (conviene elegir una u otra en función del uso que se le vaya a dar al espacio donde lo queremos instalar), los laminados son suelos resistentes, capaces de aguantar a las mil maravillas el trote diario de los espacios domésticos.

Tienen un mantenimiento muy sencillo y cómodo. Se limpian fácilmente y aguantan bien las manchas. Además, no es necesario acuchillarlos ni barnizarlos como ocurría antes con los suelos de parquet.

Otra ventaja importante de los suelos laminados es que para instalarlos no hace falta retirar el suelo anterior, sino que se puede instalar encima del mismo sin problemas.

Los colores y acabados que marcan tendencia
Si durante décadas los colores habituales de la madera, más o menos claros u oscuros, más o menos rústicos o elegantes, han protagonizado los pavimentos de nuestras casas, la cosa cambia en los últimos tiempos, ya que las nuevas tendencias nos traen nuevas tonalidades que aportan singularidad y modernidad.

Y es que ahora triunfan los suelos laminados de colores claros: blancos, grises y beiges. No es que los tonos de siempre, como el roble o el haya, ya no se elijan, sino que hay otras alternativas que están triunfando por el toque especial y diferente que aportan.

Un ejemplo de ello son los suelos laminados de color blanco. Instalarlos es una buenísima idea para aumentar la luminosidad de cualquier espacio. Son perfectos para estancias reducidas en las que escasean los metros cuadrados, ya que con ellos se incrementa la sensación de amplitud.

También resultan muy actuales los laminados en tonos grises, que además son muy prácticos y versátiles. Póngalos donde quiera y triunfarán porque se adaptan perfectamente a cualquier estilo decorativo.

Y qué me dice de los beiges, más cercanos a los colores habituales de la madera y también más cálidos y naturales.

Otras tonalidades de siempre
¿No le convencen los nuevos tonos de tendencia? Pues apueste por otras alternativas más habituales: los colores de siempre que muestra la madera, comenzando por los rojizos, tan exóticos, o por los colores oscuros, con vetas marcadas y un toque muy rústico.

Y los clásicos, pero siempre acertados, colores naturales de la madera clara y de tonos intermedios: roble, haya, pino, etc.

Elíjalo con prestaciones adicionales
A estas alturas ya se habrá dado cuenta de las muchas ventajas que tienen los suelos laminados para pavimentar nuestra casa. Si elige un modelo de calidad, que sea resistente, puede durarle muchos años en perfectas condiciones.

Pero si sus circunstancias son especiales, por uno u otro motivo, siempre puede elegir algunas prestaciones adicionales para su suelo laminado. Por ejemplo, puede elegirlo con protección anti-rayado, que lo hace más resistente al rayado causado por los muebles, por el tránsito de personas o por el movimiento de muebles.

Y ya sabe que los suelos laminados pueden instalarse sin problemas en cocinas y baños, dada su resistencia a la humedad. Sin embargo, si lo quiere para su cuarto de baño no estaría de más que le añadiese protección antideslizante, para evitar resbalones peligrosos.