miércoles, 1 de agosto de 2018

Cómo regar sus plantas en vacaciones

Introducir notas de color en forma de vegetación como parte de la decoración del hogar no sólo tiene un efecto estético sino que, en muchos casos, ofrece beneficios para el estado anímico y, hay incluso quien asegura que también para la salud. Patios, terrazas y jardines se tiñen de verde durante los meses estivales en un intento titánico de conectar con la naturaleza y trasladar las bondades de la ‘madre tierra’ a nuestro día a día. Cautivados por la idea de ser recibidos cada mañana por la paleta cromática que ofrecen flores y plantas de distintas especies, elegimos el verano para declararnos amantes de la jardinería.
La cuestión puede dar grandes resultados pero ¿qué pasa si hay que abandonar el hogar? ¿Cómo regar las plantas en verano si vamos a pasar unos días alejados de nuestro vergel? Evitar que a la vuelta de las vacaciones nuestra estampa sea más propia del desierto de Arizona que de un jardín bien cuidado puede resultar una tarea titánica aunque, buscar aliados y conocer algunos trucos sobre riego casero para plantas o cómo regarlas en verano puede ser de gran ayuda.
En este libro de ideas le ofrecemos un repaso por algunos de los aspectos claves que debe tener presentes para que cuando retorne de su retiro estival, sus plantas sigan en perfectas condiciones.
Sistemas de riego
La sola idea de plantear cómo regar las plantas en verano puede resultarle abrumadora pero, una vez comience a investigar, se dará cuenta que existen multitud de alternativas que pueden hacerle la tarea más sencilla. En función de las especies o la localización es posible que unas le resulten más apropiadas que otras aunque todas ellas pueden ayudarle a que la vida que coloniza su terraza o jardín se perpetúe más allá de sus vacaciones. Entre las múltiples opciones que ofrece el mercado, algunas de las fórmulas más populares para regar las plantas en verano son:
- Hidrojardineras o macetas de autorriego: Aparentemente son macetas normales pero esconden un compartimento aislado en el fondo para almacenar agua que es el encargado de regar las plantas en verano o en cualquier otro momento del año que elija. El proceso se hace por capilaridad y lo único que ha de hacer es rellenar el depósito cuando corresponda (muchas incluyen un testigo para que controle los niveles). Sencillas, decorativas y muy efectivas.
- Conos de arcilla: Son otro de los sistemas populares para regar las plantas en verano y, al igual que a la hora de regar plantas con botellas de agua boca abajo, estos dosificadores siguen el mismo sistema. De hecho, las propias botellas se adaptan a ellos, aunque también hay versiones en las que la alimentación se hace a través de un tubo que se introduce en un recipiente de agua.
- Riego con agua gelificada: Se presenta en diferentes versiones pero todo se reduce a una mezcla de sustancias capaces de retener el agua conformando un gel que, durante días, servirá para regar sus plantas en verano. Sólo ha de colocarlo en contacto con la tierra y se irá dosificando. Dependiendo de las necesidades de la planta el gel durará alrededor de dos semanas por lo que, en cualquier caso, procure no escatimar y colocar al menos un par de ellos por maceta.
Riego casero para plantas
La conciencia medioambiental y la fiebre por el Do it yourself a auspiciado una corriente maravillosa en la que, quien más y quien menos, pone a prueba sus dones. En términos de jardinería, el riego casero para plantas es un buen ejemplo de ello. Desde sofisticados sistemas de riego por goteo con impronta personal a soluciones más sencillas, muchos son los que apuestan por poner su creatividad y pericia al servicio de la tarea de regar las plantas en verano.
Las fórmulas son de lo más variopintas aunque, entre las más aclamadas está la que aboga por regar las plantas con una botella bocabajo. Es todo un clásico con muchas variantes. Tan sencillo como eficaz. Basta con hacer un agujero milimétrico en el tapón y colocar la botella bocabajo para que libere el agua poco a poco. Otro riego casero para plantas muy popular consiste en colocar un cordón de algodón en contacto con la tierra por un extremo y el otro en un recipiente con agua. La capilaridad permite que el líquido llegue a la planta y, como en el caso anterior de regar las plantas con botella bocabajo, existen distintas versiones.

Elegir las especies apropiadas
El mayor enemigo para sus plantas es usted mismo y es que, ya sea por desconocimiento o por exceso de confianza, es posible que no seleccione apropiadamente las especies que colonizarán su patio o terraza. La elección de las plantas es fundamental para propiciar atmósferas llenas de vida en las que, unos días sin riego o con una frecuencia del mismo más limitada, no supongan una amenaza. El asesoramiento de un jardinero experto puede ayudarle a conocer qué tipos de plantas son más adecuadas para su terraza y lo mismo ocurre a la hora de saber qué cuidados necesita cada una.
No es ningún secreto que existen ciertas especies más ‘agradecidas’, esto es, variedades con las que no tendrá que preocuparse demasiado sobre cuándo regar las plantas o cómo hacerlo en verano. Dejando a un lado los cactus (muy de moda últimamente) o las de plástico (escogerlas iría en contra de los mantras del Feng Shui) optar por especies como las zamioculcas, la sanseviera o la aspiditra, entre otras, hará que pueda irse de vacaciones sin que la cuestión del riego le quite el sueño.
Cuándo regar las plantas
Si va a regar las plantas en verano es posible que recurra a alguno de los sistemas anteriores, no obstante, no está de más tener en cuenta que, si va a estar en casa o encomendar la tarea a algún vecino, amigo o familiar, es importante tener en cuenta cuándo regar las plantas. Si bien es cierto que cada especie tiene sus propias necesidades hídricas, en la práctica, todas comparten ciertas preferencias en lo que al momento más indicado para satisfacerlas se refiere.
El amanecer y el atardecer son las franjas horarias más recomendables, entre otras cosas, porque evitará una posible evaporación del agua al tiempo que propicias que la humedad se mantenga de manera más prolongada. Algunos profesionales se decantan más por el anochecer y es que, con la caída del sol, el suelo dispone de más horas para absorber el agua sin que la incidencia del sol amenace la humedad.
Otras recomendaciones
Regar las plantas con una botella boca abajo, crear su propio riego casero o programar su riego por goteo para cumplir con el horario en lo que a cuándo regar las plantas se refiere son algunas ideas para tratar de salvaguardar el estado de sus invitadas verdes durante sus vacaciones. No obstante, más allá del capítulo referido al agua, existen otras recomendaciones prácticas que pueden serle de lo más útil para alcanzar sus objetivos.
Al margen de elegir con acierto el tipo de plantas, es interesante estudiar su ubicación. Colocarlas en el sitio adecuado puede marcar la diferencia entre encontrarlas vivas a su vuelta o no. La información es poder y, en consecuencia, déjese asesorar y prescinda de criterios estéticos a la hora de ubicar las plantas en su jardín durante las vacaciones. Tampoco está de más que preste atención a las macetas y jardineras. Las de plástico, por ejemplo, suelen evitar que las raíces respiren y, en consecuencia, pueden amenazar la integridad de sus plantas. Las propuestas tradicionales de terracota con agujeros en la base son una apuesta segura.

Vía: Homify