domingo, 1 de julio de 2018

Escritorios nórdicos

Para trabajar, estudiar, leer, escribir… Un escritorio en casa es un lugar idóneo para organizar todo tipo de papeles y documentos y, además, hacer de él nuestro lugar de trabajo. Tenga la decoración que tenga en casa, hágase con un escritorio nórdico de lo más acogedor y decórelo a su gusto con todo tipo de accesorios.
UN ESCRITORIO NÓRDICO ÚNICO
La decoración de estilo nórdico, basada en la naturaleza y en la funcionalidad, es característica por seguir unas líneas sencillas sin dejar de lado el diseño. Apúntese a este estilo con un escritorio nórdico y cree un rincón de trabajo que le motive con una decoración muy personal, ¿cómo? Tan solo necesita un poco de creatividad y una buena dosis de inspiración. Aquí le mostramos algunos elementos que llenarán de vida su escritorio nórdico:

Láminas decorativas: aproveche al máximo las paredes cercanas a su escritorio nórdico para aportar su sello personal. Coloque un panel de corcho o magnético para colocar todas sus notas y documentos importantes con imanes, de esta manera, los tendrá a la vista y no se olvidará de nada. Además, ponga láminas decorativas con ilustraciones o fotografías en el espacio disponible para crear un lugar de inspiración que le motive cada vez que lo mire.

Añada un toque de vida con plantas: las plantas dan un toque de vitalidad a cualquier espacio y son aptas para todos los lugares de la casa. Si su escritorio nórdico es demasiado pequeño, ¡hágase con un macetero colgante para el techo!

Ante todo, organización: los complementos como cajones, archivadores o carpetas son necesarios para crear orden, ¡no dude en incluirlos! Dará ligereza al espacio y podrá colocar sus muebles como sillas o mesas sin recargar el espacio.

MATERIALES Y COLORES PARA SU ESCRITORIO NÓRDICO

Si quiere conseguir un auténtico estilo nórdico inspirado en la naturaleza y los materiales naturales, haga uso de colores que puede encontrar en el medio natural como el verde de la vegetación, el azul o el marrón de la tierra. Según la decoración de su casa, escoja una mesa que encaje con ella en madera natural o en color blanco, perfecta también para un espacio moderno. Si es atrevido, puede optar por un color vivo para su dormitorio nórdico como el azul o, incluso, ¡rojo! El resultado será, cuanto menos, sorprendente.

Vía: Westwing