domingo, 24 de junio de 2018

Duchas de jardín

Si disponemos de un amplio jardín en casa, seguro que también tenemos una piscina de la que disfrutar en los calurosos meses de verano y, en algunos casos, incluso en primavera. Si es nuestro caso, necesitaremos una ducha de jardín para cuando acabemos de darnos un buen chapuzón.
Si tenemos perros, pueden jugar tranquilamente bajo nuestra supervisión; para los más pequeños de la casa, un jardín puede convertirse en una jungla, un laberinto o el lugar donde dormir en su tienda de campaña en una noche estrellada. Para los adultos es también un lugar ideal, ya sea para tomar unas copas en compañía de nuestros amigos y familiares o para tomar el sol en una hamaca.

Ducha de exterior para el jardín

La principal función de la ducha de exterior es colocarla en el jardín junto a la piscina para aclimatar nuestro cuerpo antes de entrar en ella y quitarnos el cloro tras habernos bañado. A continuación le presentamos una serie de opciones para que pueda elegir la ducha de exterior perfecta para su jardín:

Ducha de jardín con trípode: es el tipo de ducha de exterior más sencilla que se puede encontrar en el mercado hoy en día. Su instalación es muy fácil, ya que solo debemos conectarla a la manguera para que funcione. Este tipo de ducha suele estar fabricada en acero, por lo que resulta muy fácil moverla y cambiarla de sitio. Además, la altura de este tipo de ducha suele ser regulable para que se adapte al tamaño de todos los miembros de la familia.

Ducha solar para el jardín: la principal ventaja de este tipo de ducha de exterior es que nos permite ducharnos con agua caliente de forma ecológica, ya que esta se va calentando gracias a la luz solar. Se trata de una ducha de jardín económica que es, a su vez, una opción muy verde.

Ducha de madera para el jardín: este tipo de ducha funciona simplemente conectándola a la manguera. Además, si somos manitas o nos gusta mucho el bricolaje, también podemos intentar fabricar una ducha de madera de exterior a nuestro gusto.

Ducha al aire libre

Si no tenemos una piscina o simplemente nos gusta sentirnos en contacto con la naturaleza, también podemos instalar una ducha como la de nuestro baño pero al aire libre.

Disfrute de las mil y una posibilidades que le ofrecen las duchas exteriores para refrescarse en los días más calurosos de los meses de primavera y verano. 

Vía: Westwing