domingo, 27 de mayo de 2018

Aspiradoras

Una aspiradora o aspirador es un electrodoméstico eléctrico que utiliza una bomba de aire para aspirar el polvo y otras partículas pequeñas de suciedad, y depositarlas en su interior, bien en una bolsa recambiable, bien en un depósito extraíble, generalmente del suelo.
Quién inventó la aspiradora
Hasta finales del siglo XIX, los trapeadores y cepillos para alfombras eran las únicas herramientas con las que se contaba para tratar de mantener limpio el ambiente de estos lugares. Posteriormente fueron creados varios artefactos para limpiar alfombras, y en 1901 fue patentada la primera aspiradora. Ideada por el ingeniero inglés Hubert Cecil Booth, el engendro llamado “Puffing Billy” era una enorme máquina, con un motor eléctrico, que aspiraba el polvo.
Cuenta Wikipedia que Booth, después de ver una demostración en lugar de un sistema de aire basado en la limpieza de vagones de ferrocarril en la estación de St. Pancras, razonó que aspirar aire a través de un filtro podría ser un sistema mejor y por lo tanto inventó su primera versión de la aspiradora que fue fabricada por Fielding & Platt de Gloucester.
Como la aplicación del invento de Booth fue más pensada para el uso industrial, Hoover le ganó la partida en el uso de estos electrodomésticos en los hogares. Todas las aspiradoras modernas se basan en el principio de Booth.
En la actualidad, en el mercado, existen varios tipos de aspiradoras:

Aspiradoras trineo (las más habituales en nuestros hogares)

Tienen un cuerpo rígido, ruedas que permiten tirar de ellas sin esfuerzo y pueden tener bolsa de papel desechable (es un accesorio que debe ser adquirido), o un deposito extraíble para recoger el polvo y suciedad. Además del cuerpo disponen de un tubo y de diferentes cepillos según la superficies a limpiar.

Aspiradores verticales o escoba,

Las aspiradoras escoba son muy ligeras y manejables ya que el cuerpo es la propia “escoba” y de bastante menor peso que las aspiradoras trineo. Hay aspiradoras escoba con cable o sin cable, que cuentan con una batería que les permite ser usadas y después recargadas.

Aspiradoras de mano,

Las aspiradoras de mano son un aspirador complementario del aspirador principal en el hogar. En realidad son como una aspiradora escoba de pequeño tamaño. Le permiten retirar las migas de pan del suelo o las pelusas de un mueble o armario sin tener que sacar el aspirador grande. También, al ser autónomas y no necesitar cable son ideales para limpiar el coche o una tienda de campaña, por ejemplo. En general espacios pequeños o de difícil acceso. No suelen tener bolsa, sino un pequeño depósito extraíble.

Robots aspiradores automáticos,

Los robots aspiradores (iRobot de Roomba y compañía) son un salto cualitativo, ya que funcionan solos, aspirando de forma lógica los rincones del hogar. Por ello no son muy útiles en espacios pequeños o con muchos muebles, que se convierten en obstáculos. No consumen mucho y son capaces de volver solos a su base a recargarse.

Sistemas centralizados de aspiración y las aspiradoras de vapor.

Son aspiradoras más caras que usan el vapor de agua para limpiar en profundidad todo tipo de superficies, moqueta, alfombras, azulejos, cortinas o ventanas por ejemplo.

Las aspiradoras también se pueden clasificar según su alimentación eléctrica en, aspiradoras con cable (la aspiradora tiene la autonomía de uso que permite la longitud del cable) y sin cable (tienen una batería que permite utilizarlas durante varios minutos sin las molestias del cable, aunque tienen que ser recargadas cuando sus baterías flaquean).

Y por la forma en que tienen de recoger la suciedad y el polvo, en aspiradoras con bolsa y aspiradoras sin bolsa.

Cosas a tener en cuenta

A la hora de comprar una aspiradora, hay que tener en cuenta varios aspectos como el potencial de succión de su motor, medido en vatios, el ruido que emiten, medido en decibelios, la eficiencia energética (ver más abajo), el peso en kilogramos o la capacidad de almacenamiento en su interior (en la bolsa o el depósito extraíble).

Eficiencia energética

Desde septiembre de 2014, las aspiradoras también disponen de una etiqueta energética que informa de su eficiencia energética y de otras características como el consumo de kilovatios hora de luz, potencia de succión en determinadas situaciones extremas (limpieza en alfombras y suelos duros), de la reemisión de polvo (indica cuánto aire limpio sale al exterior en funcionamiento) y del ruido que emiten medido en decibelios.

Pero desde 2017 hay bastantes mejoras en la eficiencia, ruido y otros aspectos de los aspiradores trineo, que tienen esta nueva etiqueta energética.

Vía: Consumoteca