lunes, 9 de abril de 2018

Redroaster, la mítica cafetería de Brighton se vuelve ‘botanical punk’.

La única cafetería de Brighton que ofrece bebidas orgánicas extiende su filosofía de negocio a su nueva imagen interior y añade a su aroma unas notas punk.
Redroaster abrió sus puertas hace dieciocho años, y pronto se hizo famosa por ser la única de la zona en ofrecer café ecológico. Hoy sigue manteniendo la exclusividad pero sus propietarios han renovado su imagen para acompañar los platos de su chef Michelin, Matt Gillan.
Quienes han estado en el antiguo local dicen que el nuevo Redroaster está irreconocible, pero opinan que ha elevado la oferta gastronómica de esta ciudad al sur de Londres y, sobre todo, el concepto del All-Day Dining.
Porque pocos locales que sirvan comida de siete de la mañana a cinco de la tarde, de manera continua los siete días de las semana, tienen un aspecto de ‘jungla de lujo’ o, como han dicho los autores de interiorismo: “un ambiente tropical y gótico”.
Lo del punk viene porque así es como Hana Hakim, cabeza del estudio australiano The Stella Collective y responsable del proyecto, define su propio estilo. Lo curioso es que Brighton se asocia más al movimiento Mod…
Por su parte, los aires botánicos del interiorismo se deben al deseo de llevar al interior el espíritu vacacional del que goza esta famosa ciudad balneario desde el siglo XVII. Para Hakim es una manera de compensar la dureza del invierno en el exterior. Además, quería otorgarle esa mezcla de sofisticación y punk, que según ella caracteriza a la cultura británica.
Ahora bien, esta amalgama es también fruto de la visión inglesa del London Architects Studio C102, quienes se han encargado de supervisar el proyecto in situdado que Hakim reside en Melbourne. “Ninguno de los dos podría haber conseguido esta mezcla de manera individual”, opina el equipo londinense.
Las plantas y el latón son los principales recursos en torno a los cuales gira el interiorismo. El mármol y los azulejos blancos, por su parte, actúan como un lienzo neutro de fondo.
El tono y la textura de estos materiales – reforzados por la luz natural que entra por las claraboyas del techo – otorgan una discreta elegancia al conjunto.
Durante el día, claro. Porque todavía no hemos dicho que una hora después de cerrar, a las seis de la tarde, el Roadroaster se convierte en el restaurante Pike & Pine. Hasta la medianoche. Y también de lunes a domingo.
¿Y dónde está el rollo punk? Precisamente en la dureza de los propios materiales, en el atrevimiento de unir plantas y metales y, sobre todo, en las ilustraciones de la pared. En concreto, el enorme dibujo de la calavera de una cabra.
También por la nota gamberra e irónica del mensaje que cuelga de la pared: ‘The beach is boring’.
Fotografías: KlunderBie
Para más información visiten: RedroasterStudio C102
Vía: diarioDESIGN