jueves, 26 de abril de 2018

La silla Escarabajo o Beetle Chair: una silla tendencia para todos los interiores.

Desde que se presentó por primera vez hace en 2013, en el Mindcraft12 en Milán, la silla escarabajo, oficialmente conocida como Beetle chair, ha protagonizado directa, o indirectamente, la mayoría de interiores contemporáneos que vemos en revistas, blogs y redes sociales. Solo hay que mirar algunos de los interiores más populares para darse cuenta de esta premisa.
La Beetle chair es una silla de líneas modernas con reminiscencias del Mid Century y recubierta de un halo de elegancia y sofisticación. Una silla sumamente funcional, que se adapta a cualquier entorno, apilable, flexible y soberanamente cómoda.
El asiento y el respaldo originales están fabricados en chapa de madera moldeada y laminada y completamente tapizados. La base, las patas, es una estructura de tubo conificado, disponible en diferentes materiales, como acero o latón.
Ambos cuerpos, caparazón superior y la base inferior, disponen, además, de múltiples opciones de personalización.
Las patas las podemos encontrar en negro, cromadas en negro o latón y, recientemente, también en diferentes maderas; mientras que el asiento y el respaldo, el armazón superior, está disponible en multitud de telas diferentes, así como colores, patrones y texturas.
Recientemente nuevos modelos han salido a la luz, como la Beetle chair con pata central giratoria o, una de las más destacadas, la Beetle For Life, una versión más económica con un cuerpo superior de polipropileno en lugar de madera, convirtiéndola en una silla más joven y accesible al resto de los mortales.
Sin duda, son, todas sus opciones de personalización y distintos acabados, junto con su elegante, sofisticado pero moderno diseño, lo que la ha convertido en una silla tendencia de la que disfrutan los interiores más variopintos; desde sofisticados y elegantes salones franceses, a desenfadados comedores residenciales, pasando por interiores nórdicos, un buen número de restaurantes populares, hoteles de renombre y diversos locales tendencia de diferentes estilos, así como muchos otros ambientes y estilos.
La historia de la silla Beetle o silla escarabajo es reciente: Fue diseñada por el estudio GamFraseti con sede en Copenhague para la firma de objetos de diseño GUBI. Obviamente, el objeto de inspiración se debe al escarabajo, pero no únicamente a la forma de su caparazón. En la silla se ha reinterpretado todos los elementos característicos de las secciones de un escarabajo, como la forma, el caparazón, las suturas, el firme y rígido exterior y el blando interior, creando una silla de aspecto delicado y elegante, pero, a su vez, resistente y funcional.
Desde que salió a la venta en 2013 se ha convertido en un mueble popular usado por interioristas de renombre por todo el globo, en destacados proyectos.
El precio de la silla Beetle varía mucho debido a sus múltiples opciones de personalización. Podemos encontrar un modelo básico en plástico con las patas en metal negro por 289€, hasta los modelos con precio más alto, tapizadas en diferentes telas por 1.299€, pasando por modelos intermedios, con el respaldo tapizado únicamente por su parte delantera, por un precio de 499€.
Estos precios son orientativos ya que como digo, dependiendo del tapizado, estructura y base de la silla, el precio oscila considerablemente.
Como ocurre con la mayoría de elementos de diseño que están destinados a convertirse en clásicos, también podemos encontrar réplicas, más o menos decentes por un precio más económico.

Para más información visiten: Gam FratesiGubi