jueves, 26 de abril de 2018

Hotel Villa Soro en San Sebastián, de Espacio en Blanco.

El estudio creativo de arquitectura e interiorismo liderado por Bárbara Aurell, Espacio en Blanco, ha renovado la imagen del Hotel Villa Soro en San Sebastián. Un hotel boutique que, situado junto al casco antiguo de la ciudad, es considerado Patrimonio Histórico de San Sebastián.
Situado en la que fue en sus inicios una villa aristocrática del siglo XIX, posteriormente rehabilitada, el hotel se renueva sin perder por ello su esencia original. Un perfecto equilibrio entre tradición y modernidad, donde conviven un espacio centenario y un hotel de lujo rodeado de un precioso jardín.
“Se trata de convertir el hotel en un hogar” explica Bárbara de Espacio en Blanco, para quien cada vez es más frecuente que los clientes busquen sentirse como en casa mientras viajan. Para ello se ha otorgado especial importancia a las áreas comunes. Un salón, un bistró/restaurante y una sala de lectura que comparten espacio, envolviendo al huésped en una acogedora atmósfera. Todo ello bajo una atención personalizada y una gran privacidad.
La intervención se ha centrado en la rehabilitación de los espacios comunes, que cuenta además con 25 habitaciones. En ellos, el estudio de arquitectura Espacio en Blanco ha buscado sobre todo potenciar su valor original, manteniendo al mismo tiempo el espíritu de la villa. “Para mí, este encargo ha significado volver a mis raíces, ya que se trataba de mantener la esencia y el alma de una casa con una fuerte historia a sus espaldas” cuenta Bárbara.
Estético y funcional
Crear ambientes que combinasen estética y funcionalidad fue una de las prioridades del proyecto. Cuidadosamente elegido, el mobiliario se combina con tapicerías atrevidas y modernos tejidos. Un ambiente único y con gran personalidad, donde los cojines, bancos y butacas, tapizados todos ellos en tejidos cachemir y Príncipe de Gales, conviven con llamativos colores.
Para preservar el aspecto clásico de los frisos originales se ha llevado un minucioso trabajo de ebanistería y restauración. Un perfecto telón de fondo para una decoración que bien podría encontrarse en la casa de cualquiera de sus huéspedes. Porque, como la misma Bárbara afirma, “lo fundamental aquí es lograr que los clientes se sientan como en casa”.
Las ventanas en forma de medio arco y con carpintería de exclusivo diseño son testigos del rico pasado del lugar. La madera que recubre el suelo y algunos paramentos verticales combina a la perfección con los tonos elegidos para el mobiliario y la tapicería. Colores marrones, tejas, turquesas y azules, en acabados lisos, con 
patrones de cuadros o estampados.

Mezcla de épocas y estilos

Con cuadros y espejos decorando las paredes, las estanterías se llenan de libros, floreros y pequeños objetos decorativos. Todos ellos aportan un carácter doméstico al espacio. Los cojines, tanto de las butacas como de la gran bancada que recorre una de las paredes del bistró/restaurante, contribuyen a crear una atmósfera acogedora, donde apetece estar.

La iluminación contribuye a crear distintas atmósferas. Desde las pequeñas lámparas de pie, a las de pared o techo, todas ellas han sido cuidadosamente elegidas.
Tanto el salón como el bistró/restaurante y la sala de lectura ofrecen un espacio cómodo y práctico al visitante. Un entorno polivalente donde desayunar por la mañana, trabajar durante el día, tomar un té a media tarde o disfrutar de una copa por la noche en un ambiente relajado.
El Hotel Villa Soro materializa a la perfección la filosofía de trabajo del estudio dirigido por Bárbara Aurell. Una intervención personalizada y exclusiva, que respetando las preexistencias da lugar a un espacio donde sentirse como en casa. “Un hogar, al fin y al cabo”, apunta la interiorista.

Para más información visiten: Espacio en Blanco
Vía: diarioDESIGN