lunes, 23 de abril de 2018

El gris es una apuesta segura en decoración y este piso en Estocolmo lo demuestra

De grandes ventanales y muy luminoso, en este piso de Estocolmo diseñado y puesto a punto por Fantastik Frank, el gris es el protagonista absoluto demostrando que es un color que no falla si busca elegancia y serenidad en sus ambientes.
A simple vista cuesta darse cuenta de que no hay paredes grises, pero lo cierto es que el piso es un lienzo de paredes blancas y suelo de madera oscura. El gris se encuentra, eso sí, en el resto de revestimientos como los alicatados de los baños y en el entrepaño de la cocina.
El inmueble cuenta además, con una gran terraza que ocupa el lateral de la vivienda en donde también domina el gris.
En el resto de la vivienda el gris se encuentra en piezas grandes como el sofá, el cabecero de la cama y en textiles (cojines, plaids, cortinas...)

La monocromía gris convierte el espacio en un marco perfecto para hacer destacar las piezas de madera o las (pocas) piezas de otros colores.

La vivienda es también un buen ejemplo del modo de vida sueco. Cabe destacar el aprovechamiento de todos los espacios bajo las ventanas en donde encontramos librerías, baldas o escritorios y en el protagonismo absoluto de las ventanas, para que la escasa luz de Suecia no encuentre barreras.

Para más información visiten: Fantastic Frank 
Vía: Decoesfera