lunes, 23 de abril de 2018

Cestas vietnamitas para poner orden con estilo

Las cestas vietnamitas se abren paso en la decoración de miles de hogares por motivos obvios. Se han convertido en un elemento decorativo que nos permite mantener el orden en cualquier estancia, puesto que se adaptan a las mil maravillas a todo tipo de ambientes por el hecho de estar fabricadas con fibras vegetales.
Hoy en día es fácil encontrar modelos que le permiten utilizarlas de dos formas distintas. Cuando están plegadas se convierten en una especie de bandejas ovaladas que van muy bien para guardar pequeños objetos. La otra opción es desplegarlas para tener más espacio de almacenaje, en cuyo caso puede permitirse el lujo de colocar objetos más grandes.
Perfectas para guardar textiles con ganas de asomarse
Hablo de objetos, pero en realidad podría hablar de textiles, ya que son los que suelen ir a parar a este tipo de cestas. Las mantas y los plaids quedan muy bien dentro de una cesta vietnamita, tal y como se puede apreciar en la imagen que encabeza este artículo.
En dicha fotografía aparece la cesta vietnamita Thien, que está a la venta en Daui Home por un precio bastante competitivo: 15,95 euros. Además, debe saber que en dicha tienda online también comercializan un modelo parecido, solo que tiene un acabado que mezcla el negro con el color natural de las fibras vegetales. El precio que tiene es el mismo y también se puede utilizar en cualquiera de las dos posiciones que he mencionado anteriormente.

Muy utilizadas para ocultar macetas

Hay que decir que uno de los usos más habituales de las cestas vietnamitas tiene que ver con las macetas. Éstas no suelen ser todo lo bonitas que nos gustaría, y en ocasiones no nos encajan por el simple hecho de estar hechas de un material que no combina con lo que tenemos. ¿La solución? Meterlas dentro de una cesta que sí que pega con el resto de la decoración de nuestro hogar, ya que no solo aporta la frescura que siempre aporta una planta, sino que también transmite calidez gracias al material del que está hecho la cesta.

Vía: Decorablog