martes, 10 de noviembre de 2015

Ugot, la bruncherie más coqueta del Eixample de Barcelona.


Mezclar el tan de moda brunch con la influencia mediterránea y los sabores de Oriente Medio, en un espacio en el que respirar esa atmósfera y con guiños a la estética vintage. Así es Ugot, una bruncherie-cafetería situada en el Eixample Barcelonés.

El nombre, Ugot, significa tarta en hebreo, y hace referencia a los orígenes de su dueña, israelí formada en la escuela Hofmann de hostelería de Barcelona. Por ello la carta combina los sabores de ambos lados del Mediterráneo, añadiéndole además el toque contemporáneo que supone el brunch y el clásico que aporta la hora del té británica. Un cóctel suculento.

El espacio busca ese eclecticismo que comparte con la carta de degustación. Un toque chic y muy afrancesada lo hace tan delicioso como su menú. En él se respira un ambiente original, agradable y antiguo en medio de la ciudad. Punto de desconexión en el que encontrar mobiliario recuperado, la vajilla de la abuela -la dueña es una gran coleccionista de tazas y juegos de café antiguos- y sobre todo, rincones de lo más acogedor y hogareño.
Para lograr ese aire antiguo y romántico, la decoración fue un arduo trabajo que se prolongó durante siete meses, durante los cuales el equipo se dedicó a la arqueología escarbando en los mercadillos de la Ciudad Condal, y del extranjero en algunos casos, para encontrar las piezas que realmente encajaban en el espacio. El papel de flamencos rosados, tuvo que venir de Londres, por ejemplo. Las piezas son en muchos casos restauradas y arregladas para conseguir el encantador local donde degustar los especiales brunch, desayunos israelíes y tartas para chuparse los dedos…

Para más información visiten: Ugot Bruncherie
Vía: diarioDESIGN