sábado, 28 de febrero de 2015

Blanca reforma en Montreal, por el estudio de Laurent McComber

Este proyecto plantea una intervención que, a pesar de su pequeña escala, expresa con fuerza y sensibilidad el respeto por la arquitectura original del espacio. Al abordar el trabajo, el estudio canadiense L. McComber estudió la composición del edificio existente e identificó las capas que se habían ido añadiendo con el paso del tiempo. Unas adiciones que habían ido comprimiendo los espacios de vida, desde su construcción en el año 1880.


Los cambios introducidos con esta última reforma responden a las necesidades de una dinámica y moderna familia para la que se pensó una nueva distribución de los espacios en los que se integraron particiones móviles. De esta manera, la vivienda se puede adaptar a la vida diaria con nuevas zonas dedicadas a los niños y a los padres, con posibilidades añadidas en términos de privacidad.
Sin embargo, la intervención principal se llevó a cabo en el piso superior, donde se eliminó un viejo techo plano que se había construido por debajo del techo inclinado original, alcanzado un espesor de metro y medio entre ambos. La misma altura que se ganó al desmontar la obsoleta estructura y sustituirla por nuevas viguetas, consiguiendo una altura de casi 4 m para esta planta. Además, el nuevo dormitorio principal-estudio ganó luz natural con la integración de una ventana donde estaba el ático.
Con la rehabilitación, la planta se organizó en torno a un pequeño volumen revestido por estanterías de madera, que se fabricaron aprovechando la madera de la estructura del viejo techo, que fue recuperada cuidadosamente. La pátina se conservó y se destacó por el contraste con el blanco entorno. El que parece ser un compacto volumen, en realidad, está cortado en dos por un techo de vidrio templado, llevando luz natural a la ducha de mosico de mármol.
Para unificar las diferentes texturas, se aplicó un acabado de pintura blanca que preservaba esas texturas originales y la belleza de las estructuras de madera, conectando así sus diferentes expresiones.
Para más información visiten: Laurent McComber