martes, 25 de noviembre de 2014

Maurice Mentjens aplica la psicología del color en las nuevas oficinas de Born05

A lo largo de su trayectoria, el interiorista Maurice Mentjens ha llevado cabo la rehabilitación de diferentes edificios históricos, en los que enlazar pasado y futuro ha constituido una parte importante del proyecto. En esta ocasión, el punto de partida ha sido el Maliehuis, uno de los edificios más antiguos de Utrech y también uno de los más bellos, cuyo historia se remonta al siglo XVII. El edificio, que ha llevado una ajetreada vida como posada, club deportivo, residencia, banco y museo… es ahora el nuevo hogar de la galardonada agencia creativa y de comunicación Born05.


El lema de la agencia “We design journeys” (diseñamos viajes) ha servido como base para dar una personalidad distinta a cada estancia, ayudándose de los colores, la iluminación y el mobiliario. Este viaje se inicia en el vestíbulo de entrada, en un intenso color naranja. Traspasada la puerta de acceso, el mostrador de recepción se prolonga en el espacio como un monolito espejado que parece convertirse en una prolongación del suelo. Los acabados de la entrada juegan también con una falsa ilusión: la ornamentación de yeso y las molduras parecen ser originales pero, en realidad, son nuevas y sólo se conectan al pasado en un sentido figurado.
El color es una parte importante de la remodelación ya que la elección de los colores se ha basado en la relación entre estos y la psicología. Así, después del “baño” naranja, la recepción se muestra como una zona de transición en una gama de grises. Este “viaje de color” continúa en la sala de “brainstorming” pintada en turquesa, un color que promueve la comunicación y el pensamiento creativo, mientras que el azul de las salas de reuniones apoya el pensamiento claro y productivo. Para la sala de reunión principal, se eligió una decoración en blanco y negro, neutra y profesional.
Por otra parte, la organización interna del edificio cuenta con una “estructura en forma de árbol”. La bodega contiene las raíces: almacenamiento, servidores, cableado y estudio de fotografía. El tronco del árbol, la planta baja, refleja los valores centrales de la compañía. La escalera lleva a las ramas más bajas: el puesto de vigía de los departamentos estratégicos. 
La segunda y la tercera planta, que habían sido renovadas recientemente, casi se dejaron intactas. Estos dos pisos  están ocupados por los diseñadores y los programadores. Esto se hace hace visible en detalles como los elementos de iluminación que recuerdan a las placas de circuitos impresos. La zona de relax de Born05 se encuentra bajo techo y es “la casa del árbol”, donde los muebles de madera, el uso de tonos verdes, plantas y claraboyas ayudan a crear la ilusión de estar al aire libre.
El proyecto también puso al descubierto el antiguo carácter del edificio. Todo lo que se añadió desde la década de los 70 ha sido eliminado, incluyendo las tejas del techo y paredes y techos no originales. Esto dejó vistas las viejas vigas, tuberías y cableado. La solución fue simplemente poner una nueva “capa” de accesorios de iluminación y canales de cable en virtud del presente.
Todo lo que se ha añadido coquetea con los contrastes implícitos en la historia de la construcción. A primera vista, parece tratarse de un respetable edificio histórico, pero cuando se mira más atentamente se hace evidente de que se trata de una confusa mezcla de viejo y nuevo, de elementos originales y de imitación.
Para más información visiten: Maurice MentjensBorn05