martes, 30 de septiembre de 2014

Ventajas y desventajas de las alfombras naturales

Cuando hablo de decorar con alfombras naturales me refiero a alfombras de fibras naturales. Estas alfombras dan un estilo diferente a cualquier estancia y lo que es mejor dan un toque natural que hará que encuentre el bienestar y el confort gracias a su agradable aspecto y tacto. Además ahora que empieza el frío ya va siendo hora de empezar a decorar la casa con ellas porque aíslan del frío y al mismo tiempo quedarán genial en cualquier lugar donde las coloque.



Las alfombras con fibras naturales dan un aire rústico y acogedor a la estancia pero quedarán estupendamente en cualquier estilo decorativo por lo que independientemente que tenga una estancia minimalista o vintage, seguro que encontrará un modelo que encaje perfectamente en su hogar. Hoy quiero hablarle un poco sobre este tipo de alfombras y sus ventajas, además estoy segura que si tiene que comprar una alfombra nueva empezará a barajar la posibilidad de darle una oportunidad a estos complementos naturales.

Son resistentes

Una de las mayores ventajas que tienen estas alfombras frente a las convencionales de lana o algodón es que son mucho más resistentes y duran más en el tiempo. Además son muy versátiles gracias a su textura porque se adaptan a cualquier lugar y podrán ir, como le he comentado antes, perfectamente en cualquier estancia con cualquier estilo decorativo.

Aportan personalidad

Las alfombras de fibras naturales son un complemento con personalidad que hará que su estancia tenga elegancia y belleza gracias a la cantidad de colores que puede encontrar en el mercado. Pero sinceramente considero que el color natural que tienen ya es muy bonito sin necesidad de ponerla de otro color y además suelen tener tonalidades que encajan con todo (suelen tener un color marrón tostado y ocre). Imagine ahora mismo que tiene este tipo de alfombra en su salón, ¿a qué encajaría perfectamente? Apuesto a que sí.

Desventajas

Como no todo puede ser bueno también le quiero contar algunas de sus desventajas para que no le pille de improvisto. Este tipo de alfombras son más resistentes gracias al material natural y duradero con la que están fabricados pero esto hace que sean ásperas al tacto por lo que al no ser tan suaves como otras alfombras de otros materiales no resulta tan agradable andar descalzo sobre ella o tumbarse en el suelo sobre la alfombra.

Además también hay que tener especial cuidado en su limpieza para que quede perfecta ya que no se pueden mojar ni enjabonar.

Vía: Interiorismos