miércoles, 22 de junio de 2016

Cómo refrescar la casa sin aire acondicionado


Con la llegada del buen tiempo también llega el calor y conforme avanza el verano, más se elevan las temperaturas. En estos momentos puede resultar muy tentador encender el aparato de aire acondicionado o colocarnos delante de un ventilador todo el día.

Sin embargo, debe saber que estos no son los únicos trucos para crear un ambiente más confortable en casa. Existen un montón de formas de refrescar la casa sin aire acondicionado y poder ahorrar en la factura de la luz.

A continuación le contamos cuáles son.

1. Manténga las persianas cerradas

¿Sabía que hasta un 30% del calor entra a nuestra vivienda por las ventanas? Algo que ocurre en mayor medida en aquellas casas que están orientadas al sur y al oeste.

Mantenerlas cerradas nos ayudará a evitarlo, pero si queremos abrirlas para airear la casa, podemos reducir en un 7% la cantidad de calor con cortinas y similares. De esta forma, podemos conseguir incluso temperaturas inferiores a los 20 grados dentro del hogar.

2. Mantenga abiertas las puertas

Cerrar las habitaciones impide que el aire fresco entre a ellas durante las horas más calurosas del día. Además, seguramente quiera aprovechar la brisa de las horas nocturnas. Deje que el aire fluya de forma natural por toda la casa.

3. Encienda los ventiladores antes que el aire acondicionado
Ni siquiera los aparatos de aire acondicionado pueden conseguir la misma sensación que ofrece la brisa marina, pero gracias a este sencillo truco podrá mantener su casa fresca sin encender los aparatos de aire acondicionado que suponen un gran gasto.

Llene un recipiente con hielo y colóquelo delante del ventilador. De esta forma, logrará dar un plus de aire fresco a la casa.

4. Cambie los textiles

No solamente es necesario cambiar las sábanas de franela y las mantas de lana por tejidos de algodón que harán que la cama esté más fresca y que pueda respirar más fácilmente, sino que además es aconsejable que cambie las almohadas por otras más adecuadas para el verano. De esta forma no acumulará tanto calor.

5. Haga que sus ventiladores giren en el sentido contrario a las agujas del reloj

Puede que no lo sepa, pero los ventiladores de techo necesitan ajustarse en cada época. En verano es conveniente que giren en el sentido contrario a las agujas del reloj y ponerlos a una velocidad más alta. Esto creará un efecto de enfriamiento y proporcionará una agradable brisa a la estancia.

6. Intente enfocar sus esfuerzos a la temperatura de su cuerpo no a la de la casa

Si nuestros antepasados sobrevivían sin aire acondicionado, nosotros también podemos. Refrésquese aquellas zonas del cuerpo que tienden a sudar más como el cuello, las axilas y las muñecas. También ayuda tomar bebidas heladas y llevar ropa de tejidos más ligeros.

7. Encienda los ventiladores del baño

Tanto los ventiladores del baño como los extractores de aire de la cocina absorben el aire caliente que se genera después de cocinar o de tomar una ducha de vapor.

8. Refresque el dormitorio
El calor suele ser uno de los principales obstáculos para conciliar el sueño en verano. Refresque su cabeza antes de dormir, llene una botella de agua y métala en el congelador antes de meter los pies en la cama y muévase un poco dentro de la cama para relajarse.

Además, le recomendamos que aproveche al máximo las horas más frescas para abrir las ventanas del dormitorio antes de irse a la cama. Coloque los ventiladores de forma estratégica para hacer corriente. Solamente asegúrese de cerrar las ventanas y las persianas antes de que la habitación se vuelva demasiado calurosa por la mañana.

9. Cambie las bombillas incandescentes por LED

¿Sabía que las bombillas incandescentes desperdician alrededor de un 90% de la energía que emiten en calor? Por este motivo, sustituirlas por bombillas de LED no solamente hará que la casa esté más fresca, sino también que su factura de la luz sea más barata.

10. Cocine fuera siempre que pueda

Encender la vitrocerámica y el horno en verano aumentará la temperatura de la casa. Si su casa está ya a 40 grados, lo que menos nos interesa es poner el horno a 180 grados. Saque provecho a sus muebles y electrodomésticos de exterior y haga más barbacoas para que su casa se mantenga fresca. Una excelente excusa para disfrutar con la familia y los amigos.

11. Realizar un par de mejoras a largo plazo

También puede realizar algunas modificaciones en casa para mantenerla fresca en verano. Por ejemplo, poner aislamiento en las ventanas es una de las opciones más inteligentes, así como instalar toldos y plantar algunos árboles en el jardín delante de las ventanas.

De esta forma, permitirán el paso de la luz, pero protegerán a la casa de los rayos del sol y, por tanto, se reducirá la cantidad de calor que absorbe la casa.

Vía: Fotocasa