lunes, 1 de junio de 2015

Estilo French Country en decoración

Hoy vamos a un país europeo para descubrir cómo decorar con el estilo french country, es decir, una decoración francesa elegante, sobria, con ese toque tan francés que sólo con nombrarlo seguro que ya se lo está imaginando. Pero, si no es así, tranquilo, porque ahora mismo le cuento las claves de esta forma de vestir un hogar, herencia de la Francia de Luis XIV, para que éste tenga un toque muy distinguido y solemne.
Aires clásicos
 
La decoración francesa es clásica, con reminiscencias hacia un pasado burgués de lujo y opulencias. Adaptado, claro está, a nuestros días. Es un estilo bastante recargado, nada minimalista, aunque se trata de que usted mismo sea capaz de medir aquello que incluye o no, para que tampoco resulten estancias demasiado abigarradas. También las combinaciones de texturas y materiales le ayudarán a vestir su casa con ese aire francés.
 
Los materiales
 
La madera es el material más utilizado para el mobiliario de la decoración francesa, incluso para el suelo. Puede ser con cierto toque desgastado y vintage o más sólida y oscura. Si quiere darle un aire más rústico, incluye piedra y muebles de hierro forjado. En las telas, no faltarán sedas en cortinas y algodones y linos en colchas, y en cuanto a los complementos, jarrones de porcelana o esculturas de marfil serán los más idóneos. Las lámparas serán de cristal.
 
Los colores
 
La decoración estilo francés hace uso del blanco como base para, a partir de ahí, ir incorporando el resto de colores. Suelen ser tonos brillantes como dorados, verdes, azules, amarillos… Con textiles en colores bastante vivos y motivos florales, cuadros o rayas. También el uso de gris o negro en algunos detalles decorativos le ayudará a bajar el brillo excesivo que puede aparecer si utiliza colores demasiado intensos.
  
La campiña francesa
 
Una derivación del estilo francés en la decoración es aquel que evoca a las casas propias de la campiña francesa, con un toque mucho más rústico y campestre. Las paredes están pintadas con colores como cremas, marrones, anaranjados o azules suaves, colores que se encuentran en la naturaleza, con textiles con estampados florales que nos lleven hasta cualquier campo de este país y confiriendo gran importancia a los cojines. Como complementos decorativos puede añadir una jarra de porcelana con unas flores silvestres, unas velas perfumadas y un cesto de mimbre. Creará un ambiente de lo más especial.
 
La iluminación
  
La iluminación es otro de los pilares de esta decoración con estilo francés, puesto que lo que se busca es que gracias a ella las habitaciones sean más acogedoras. Para poder conseguirlo puede utilizar bombillas con una luz más amarilla.
 
Las paredes
  
Algunas variantes del estilo french country, en lugar de pintar las paredes, apuestan por los papeles pintados, con estampados propios de las telas de Jouy, que se emplearán, asimismo, para tapizar los sofás y sillones y para los textiles de las camas. Las telas de Jouy, originarias precisamente de Francia, son unos textiles de algodón con dibujos de escenas pastoriles, principalmente en un mismo tono pintado sobre fondo claro.
 
Los salones y cocinas
 
 
 
En los salones con estilo francés no faltarán boiseries, es decir, paneles de madera que se colocan en las paredes y que se utilizaron muchísimo en la decoración de la Francia de los siglos XVII y XVIII, cuadros, espejos, grandes lámparas, floreros, candelabros y tapizados muy llamativos. El color dorado estará presente tanto en los adornos como incluso en los boiseries, para darle un acabado más antiguo y ornamental. En la cocina, por su parte, deberá haber una alacena grande y normalmente se vestirá con tonalidades marfiles, cremas, grises y marrones.
 
 
 
 
 
Vía: Decorablog