martes, 2 de junio de 2015

Cómo iluminar un baño pequeño

Para iluminar correctamente un baño de reducidas dimensiones dispone de varios recursos como, por ejemplo, focos halógenos ubicados en diferentes lugares o apliques, con una iluminación puntual fuerte. Recuerde que los espejos le ayudarán a ganar mayor sensación de amplitud y también de luminosidad porque su reflejo contribuirá a crear estos efectos visuales. Utilice materiales en tonos claros.
Puntos de luz
En el techo puede poner focos halógenos de forma que cubran toda la superficie y alumbren de manera uniforme, puede ponerlos de dos en dos más hacia los lados o tres centrados en una línea en el medio. Para encima del lavabo puede emplear un aplique o una tira también de halógenos que pueda orientar para utilizar la luz según sus necesidades del momento. Es importante que la luz puntual sea potente. En un baño pequeño no se recomienda colocar más de cuatro puntos de luz, pero tampoco menos de tres.

Los espejos

Los espejos son fundamentales para la iluminación de un cuarto de baño pequeño. Con ellos se obtiene una mayor sensación de amplitud y profundidad y, además, le ayudarán a aprovechar la iluminación que ya tenga colocada debido a su efecto reflectante.

Los sanitarios y materiales

Asimismo, deberá aprovechar los sanitarios y materiales utilizados en esta estancia para dotarla de mayor luminosidad. ¿De qué forma? Emplee todo aquello que le ayude a reflejar la luz, por ejemplo,cristal, acero inoxidable, paredes con cerámica pequeña que visualmente agrandan el espacio y, por tanto, parecerá más luminoso… Quizá todo tan blanco le resulte un poco aburrido, pero no pasa nada, siempre podrá hacer uso de elementos decorativos con colores más vivos para que el cuarto de baño sea mucho más alegre. Como siempre, sin recargar, pues en un espacio tan reducido, si lo llena de cosas, estará perdiendo todo lo que ha podido ganar con una correcta iluminación del mismo.

Tres zonas

Ducha, lavabo y techo. Son las tres zonas principales de un cuarto de baño y, por muy pequeña que sea la habitación, comprobará que presentan necesidades diferentes. En la ducha no se pueden poner luces encima de ella a una altura menor de 2,25 metros, según los estándares de protección. En cuanto a la zona del lavabo, aquí necesitará una luz uniforme que no produzca sombras ya que es donde se está maquillando, afeitando, peinando… La luz blanca fría es la mejor en este caso para que pueda ver su piel con un aspecto lo más natural posible. Para evitar que aparezcan sombras en la cara en esta ubicación es aconsejable poner la luz puntual en los laterales del espejo o, si se quiere poner encima del espejo, se recomienda un aplique alargado con varias lámparas pequeñas. Si el cuarto de baño es muy pequeño, con colocar una luz en el techo y otra puntual en el lavabo sería suficiente.

La seguridad en la iluminación

Mantener la seguridad es fundamental a la hora de iluminar cualquier cuarto de baño, para que los puntos de luz no estén cerca del agua y en cuanto a su fabricación; cuando vaya a comprarlos se deberá fijar en que sean aptos para ambientes con altos grados de humedad. Esto se define a través del estándar IP, que especifica el grado que tiene una bombilla frente a la humedad y al polvo.

Cuarto de baño sin ventanas

Si el cuarto de baño que quiere iluminar es pequeño puede ser que no cuente con ventanas por donde entre la luz natural. Por eso deberá conseguir que la iluminación artificial que coloque sea lo más parecida posible a la que nos da la luz del sol.

Vía: Decorablog