lunes, 1 de junio de 2015

Cómo decorar un cuarto de baño infantil

El cuarto de baño es una de las estancias más importantes del hogar y, por eso, hay que decorarlo con detenimiento. Lo importante es que resulte un espacio relajante, práctico y cómodo. Eso sí, la cosa cambia cuando se trata de acondicionar un baño para los más pequeños de la casa.
 
Por culpa de los pocos metros cuadrados que tienen las viviendas de hoy en día, la mayoría contamos con un solo cuarto de baño, pero si tiene la suerte de contar con más de uno en su hogar y tiene hijos pequeños, no dude en dedicarles uno de estos espacios. Y es que los niños tienen diferentes necesidades que los adultos. Para ponérselo más fácil, hoy queremos darle las claves para decorar un baño infantil.
Satisfaciendo las necesidades de los más pequeños
 
Lo más importante a la hora de decorar un cuarto de baño infantil es que el espacio esté adaptado a los más pequeños de la casa. Así, lo ideal es que todos los elementos de la estancia estén situados a una altura a la que los niños puedan acceder. De esta manera, serán más independientes. Lo bueno es que hoy en día pueden encontrarse en el mercado lavabos, bañeras e inodoros adaptados a los más pequeños de la casa. La compañía Roca, por ejemplo, ofrece un montón de soluciones infantiles. Además, existen accesorios que permiten a los niños utilizar el cuarto de baño sin problemas, como los adaptadores para inodoros o las escaleras y bancos que hacen posible que los niños puedan realizar las tareas de aseo o sentarse en el inodoro.
 
Cuartos de baño temáticos
 
 
Más allá de hacerles la vida en el baño más fácil, a la hora de decorar un cuarto de baño infantil debemos intentar que los más pequeños de la casa se sientan a gusto en este importante espacio. Una buena idea para lograrlo es decorar la estancia con un tema concreto. A los niños les suelen gustar los piratas, las princesas, los deportes, algunos personajes animados, superhéroes, el mar… Para lograr un baño temático puede recurrir a un montón de elementos: cortinas, vinilos, alfombras, toallas, accesorios… Piensa que si opta por este tipo de decoración, a sus hijos les encantará pasar tiempo en el baño, por lo que lo tendrá más fácil para inculcarles los hábitos de higiene.
 
Colores alegres
 
Si lo de la decoración temática no le convence, también podrá lograr que los pequeños de la casa se sientan a gusto con los colores alegres y vibrantes. Eso sí, si la estancia es pequeña procure que predominen los tonos claros, especialmente el blanco, que además de potenciar la luz natural y aumentar el espacio visualmente, está relacionado con la limpieza y la pureza. A los niños les encantan los tonos azules, naranjas, rojos, amarillos y verdes, entre otros, pero lo mejor es que le pregunte directamente qué tonalidades le gustaría tener en la estancia. Podrá añadir toques de color a través de los textiles, los accesorios y los detalles decorativos.
 
Un espacio seguro
 
Otra de las claves a la hora de decorar un cuarto de baño infantil es crear un espacio seguro para el pequeño. Así, le recomendamos que opte por mobiliarios con bordes redondeados y por accesorios que ayuden a evitar accidentes, como las alfombras antideslizantes o las barras para bañera y ducha.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Vía: Decorablog