martes, 8 de mayo de 2018

La retroiluminación

A través de la Retroiluminación se puede transformar cualquier objeto en una fuente de luz, utilizando sistemas de bajo consumo como la tecnología LED y OLED, dando lugar a nuevos diseños e ideas basados en una intención de sostenibilidad y respeto con el medio ambiente.
La retroiluminación resulta ideal para subrayar la atmósfera con un halo de misterio en rincones del interior y del exterior, de esta forma tanto arquitectos como diseñadores están sumándose a esta nueva corriente que proporciona una nueva percepción de los volúmenes y del espacio, además de otorgar a los elementos cotidianos la posibilidad de tener una doble función (aparte del uso convencional podrían ser una fuente de luz y color).
El juego de claroscuros que se genera es un ejemplo de que la mejor iluminación no es la que más luz emite, si no que resulta mucho más recomendable distribuir y multiplicar los puntos de luz para potenciar el misterio creando rincones especiales, modificando de esta forma la atmósfera del espacio donde se introducen y provocando sensaciones nuevas.
La tecnología LED se ha desarrollado tanto que actualmente permite instalarse en el interior de objetos (tanto de interior como de exterior), permitiendo utilizarse en materiales desde el polietileno hasta la madera, creando nuevos diseños lumínicos al no tener limitación alguna de tamaño o forma (las tiras de LED son autoadhesivas y con muchas posibilidades de acoplamiento).
Además cuando se habla de sostenibilidad, se nos sugiere el concepto de ahorro energético aplicado al consumo, y pese a que una lámpara que consume poco es ecoeficiente, su diseño y fabricación deben respetar el medio ambiente.
Y al igual que los electrodomésticos las lámparas tienen un etiquetado de eficiencia energética con números y colores (las A son de color verde que consumen 3 veces menos que las G), donde se valoran diferentes aspectos:
El uso de materiales reciclados y/o renovables

Posibilidad de desmontaje (facilidad de transporte)
Un adecuado proceso de fabricación con el mínimo malgasto de materia prima.

En el aspecto de la sostenibilidad y eficiencia destaca el uso de LED y OLED.

LED- Diodo Emisor de luz (Light-Emiting Diode), conformado por un dispositivo que alberga una cápsula de plástico resistente, su vida alcanza 30.000 horas y consume un 75% menos que una bombilla incandescente estándar.

OLED- Diodo Orgánico Emisor de luz (Organic Light-Emitting Diode) conformado en su superficie de 3 capas de material orgáánico que emite luz, siendo flexible y muy delgado aún ofrece menos consumo que el LED y aunque aún es bastante costoso se considera el futuro de la iluminación.