miércoles, 18 de abril de 2018

Un pequeño piso en París que se despliega como un libro para niños.

Ubicado en París, en este pequeño y singular piso proyectado por la arquitecta e interiorista Rebecca Benichou, del estudio Batiik, se despliegan sus interiores cual libro despegable, entre nichos, formas geométricas y una sofisticada paleta cromática.
Aunque en un principio nada nos recuerde al exótico estilo marroquí, según afirma Rebecca Benichou, sorprendentemente, el diseño de este pequeño piso que se articula desde una única habitación, la cual alberga cocina, salón y dormitorio, está inspirado precisamente en este estilo.
En el proyecto, como es natural en estos casos, había que optimizar al máximo las pequeñas dimensiones disponibles y agrupar todas las necesidades básicas de un hogar en un único espacio; objetivo que se logró mediante un diseño ingenioso donde dichas necesidades se esconden detrás de compartimentos ocultos en nichos que se despliegan como encantadores personajes en un libro de niños.
En uno de los nichos se esconde una pequeña mesa con taburetes, revelando también colores más agresivos y potentes que la paleta principal de colores del piso, más serena y sofisticada, en tonos blancos y rosa pálido.
Mientras que en el otro nicho, se encuentra la pequeña pero práctica cocina con dos espaciosos huecos con gran capacidad de almacenaje en la parte superior y el frigorífico y un microondas escondidos tras las puertas inferiores.
Todo ello queda oculto bajo unas puertas batientes y abatibles de formas geométricas que dan carácter y estilo a todo el piso, sin necesidad de florituras ni ruido superfluo.
Justo en frente de los nichos de la cocina, en el espacio restante, se encuentra la zona del salón/dormitorio, donde un sofá cama de estilo nórdico en gris y la mesa de diseño danés de la firma Hübsch, además de la elegante y sutil lámpara IC S2 de Flos, visten el espacio. En el armario que podemos ver, con puertas arqueadas, se esconde la lavadora secadora.
El pequeño cuarto de baño del piso está únicamente separado del resto del espacio por una puerta con hoja de cristal transparente, también arqueada en la parte superior, a juego con las formas presentes en todo el piso.
Además, la vivienda también cuenta con un pequeño balcón que ofrece una bonita vista de la ciudad.
Un ejercicio maestro de interiorismo para albergar en un mínimo espacio, habitabilidad, confort y estilo.
Para más información visiten: Studio Batiik