martes, 29 de diciembre de 2015

La luz captura la esencia del mar en el restaurante il Clandestino.


El reputado chef italiano Moreno Cedroni abrió hace un par de veranos su nuevo proyecto en la costa italiana, Il Clandestino, en el que el entorno marítimo es casi tan importante como la comida. 

Situado en la bahía de Portonovo, en Ancona, el restaurante, con nombre sacado de una canción de Manu Chao y marcado aire mediterráneo, simula un discreto muelle a orillas del mar, de hecho prácticamente introducido en él. En un espacio como éste la ubicación lo es todo, y la gastronomía el motivo por el que parar, por lo que el diseño interior es lo más discreto posible.
La iluminación nocturna

El proyecto de iluminación, encargado a Davide Groppi, describe este concepto a la perfección: “El restaurante es todo y nada a la vez. Todo, para la magnífica localización y la cocina de Moreno Cedroni. Nada, porque Il Clandestino no tiene nada superfluo. Es sencillamente la cubierta de un barco”.

La luz es por ello intensa y profunda, al tiempo que dulce y con un punto de agua. Trata de capturar una auténtica experiencia marítima. Y para este ambiente han escogido las originales lámparas sin cables Tetatet. También los focos Edivad convierten el salón de comidas en un espacio único, especial.

Para más información visiten: Davide Groppiil Clandestino/
Vía: diarioDESIGN