viernes, 5 de diciembre de 2014

Frentes de cocina de acero inoxidable

Si está pensando en reformar su cocina con materiales de tendencia, el acero inoxidable puede convertirse en su mejor aliado. Habitual en pequeños y grandes electrodomésticos, el acero inoxidable ha dado un salto cualitativo y se utiliza desde hace algunos años en muebles, encimeras y frentes de cocina.

El acero inoxidable nos ayuda a emular a las grandes cocinas industriales utilizadas en hostelería. Pero también nos invita a jugar con un toque de brillo metálico en cocinas de carácter clásico o de concepto moderno. Entre las últimas tendencias está el de decorar el frente de cocina con azulejos de acero inoxidable.
Esta es una de esas tendencias que llevan llamando mi atención esta temporada. Si el acero inoxidable resulta de por si atractivo gracias a su acabado y a otras características físicas como durabilidad y resistencia, imagínenlo en forma de pequeños azulejos de mosaico.
Existen miles de opciones para renovar sus paredes más allá de los azulejos cerámicos. Provistos de malla de montaje para una fácil instalación, los azulejos de porcelana o vidrio revestidos de acero inoxidable, son una estupenda propuestas para darle una vuelta al estilo de su cocina.
Bastan unos azulejos de acero inoxidable en el frente de una cocina neutra con armarios y paredes blancas, para darle a ésta un aire renovado y moderno. Los encontrará cuadrados, rectangulares, hexagonales e irregulares; con diferentes tamaños y patrones. Pueden parecerle modernos, pero encajan perfectamente en ambientes rústicos o clásicos.
Resisten perfectamente la humedad y son limpios. Resulta fácil limpiarlos utilizando un paño limpio y productos básicos como agua y jabón o vinagre. También encontrará en el mercado productos específicos; una buena herramienta para hacer limpieza general y evitar que los azulejos pierdan así su brillo.
En el frente de cocina, en pequeñas o en grandes dosis, ¿como los prefiere?

Vía: decoora