lunes, 16 de mayo de 2016

Elija el toldo ideal para su terraza

Por más que le guste tomar el sol en primavera y verano, hay momentos en que la sombra es su mejor refugio. Así que todas las terrazas necesitan instalar algún sistema para tener sombra cuando el sol aprieta. No solo le permite disfrutar la terraza durante muchas más horas, si no que también contribuye a ahorrar energía en la climatización del hogar. Por ejemplo, un toldo que bloquee el impacto del sol directo en el salón, hará que necesite menos aire acondicionado para refrescarlo. Cada terraza tiene unas necesidades diferentes en función de aspectos como el tamaño, el presupuesto o la orientación. Descubra hoy cuál es el toldo que más le conviene.

Toldos de punto recto
Es un tipo de toldo muy habitual tanto en los balcones de edificios de viviendas, como en los ventanales y escaparates de tiendas. Su sistema es muy sencillo, cuando lo despliega, el toldo cae en vertical. Luego se debe enganchar a unos que están fijados en la pared, pero que no son articulados, para regular el ángulo de sombra deseado. Son ideales para terrazas pequeñas o para terrazas en las que haya ventanas que proteger de la luz directa del sol, por ejemplo.
Toldos con brazos extensibles y articulados

Los toldos articulados son otra de las opciones más clásicas para dar sombra a terrazas y balcones. A diferencia de los de punto fijo, los extensibles le permiten decidir si cubrir la totalidad o solo parte de la terraza, gracias sus brazos articulados. Además, crean grandes espacios de sombra, sin necesidad de soportes adicionales. Un modelo de calidad debería ser resistente y estable ante las inclemencias del tiempo. Otra ventaja es que, si lo recoge completamente, la tela queda protegida y apenas ocupa espacio.

Toldo plano retráctil
Es la opción ideal para los que quieren sol y sombra. Porque es plano y se suele instalar sobre una pérgola, es decir, que puede dejarlo a medio desplegar para tener una parte con sol, y otra con sombra. Su versión más sofisticada es electrónica y funciona con un mando a distancia. No obstante, ambas opciones cumplen la misma función.
Toldo de capota
Es un toldo mucho más limitado, porque sirve básicamente para cubrir ventanas, ventanales pequeños o puertas. Tienen una forma semicurva, casi envolvente y existen de dos tipos: los fijos, que mantienen siempre la misma posición o los móviles, que se pueden recoger. Le interesan si quiere cubrir una ventana en particular y le gusta su peculiar forma, que recuerda más bien a las ventanas de restaurantes y comercios.
Toldos vela
Son la versión más moderna y minimalista de los 
toldos. Los hay con distintas formas geométricas, aunque los más habituales son los triangulares. Se ajustan a cualquier tipo de terraza que tenga elementos como paredes o postes donde fijar los anclajes metálicos que las tensan. Su tela es muy ligera, resistente y existe en una amplia variedad de colores. Otra de sus ventajas es que, al no ser fijos, se pueden retirar, doblar y guardar. ¡Son una solución muy estilosa!
Sombrillas de pie
Son una solución práctica, decorativa y transportable. Se adaptan a cualquier entorno, puede moverla a su antojo, según se desplace el sol y tras el verano, se guarda y listo. Hay miles de diseños a su alcance, incluso modelos que se pueden orientar. El único factor a tener en cuenta, es que hay tantos precios como calidades, y en las sombrillas se nota mucho eso de: “lo barato, sale caro”.
El toque rústico del cañizo
Para quienes prefieran soluciones más rústicas, el cañizo ofrece sombra a un precio muy asequible y con una estética natural. Sirve tanto para cubrir el techo de una pérgola como para tapar los laterales de un porche mediante persianas enrollables.
Redes de sombreo tipo camuflaje
Con el mismo sistema que los toldos vela, estas redes de sombreo de tipo camuflaje militar, proporcionan sombra a la vez que se mimetizan con el entorno. Son los toldos indicados para terrazas que quieran preservar su estética rústica, campestre o colonial.
Toldos verticales
Los toldos verticales son los más indicados para cubrir fachadas acristaladas o grandes ventanales de una forma elegante. Permiten que entre la luz del sol, pero rebajan su intensidad y bloquean los rayos UV. Si además son de calidad, contribuyen a una correcta traspiración del aire.

Cuestión de telas

Las telas con que se fabrican los toldos, están diseñadas para resistir los rayos UV, el viento y la lluvia. Pero como en todo, existen distintas calidades y precios. Así, por ejemplo, los toldos de poliéster son los más económicos pero menos resistentes. Los de tela acrílica, filtran bien los rayos UV y resisten muy bien el viento y la humedad. Los de tela micro perforada, filtran casi la totalidad de los rayos UV y permiten una óptima ventilación.

Vía: Habitissimo