lunes, 23 de noviembre de 2015

Hotel Ayllón: una cálida modernidad en la Castilla más sobria.

Los arquitectos Cristina Domínguez Lucas y Fernando Hernández-Gil son los autores de este acogedor hotel ubicado en la pintoresca localidad segoviana. El enclave del Hotel Ayllón forma parte de la escenográfica Plaza Mayor, donde la memoria del pasado se expresa en arquitecturas sencillas, siempre armónicas con el entorno próximo. Atravesando el rítmico soportal, junto a la iglesia de San Miguel, se accede al hotel.

La austeridad y sobriedad de las fachadas de Castilla se prolongan en el interior del edificio, donde se descubren espacios coordinados con naturalidad doméstica, entorno a un patio, pieza sobre la que todo gira.
Las dependencias del hotel se desarrollan en dos antiguas viviendas y cuenta con 18 habitaciones, todas distintas y tres comedores concatenados. Los arquitectos definen el resultado final como “sencillo y austero, pero cálido y confortable” y han tratado de dar una reinterpretación contemporánea al estilo rústico. Se ha buscado que el espacio en sí mismo aporte sosiego y tranquilidad, con matices de color en la decoración que aportan frescura.
En el hotel han trabajado artesanos locales y se han empleado materiales de la zona: piedra, maderas y cal. Lucas y Hernández-Gil, se ha encargado de la arquitectura, interiorismo, decoración, diseño de mobiliario y diseño gráfico.
Carpinterías de madera en amplios ventanales y balcones, junto con las paredes y la lencería blanca, hacen del hotel un espacio luminoso y confortable. Todas las habitaciones cuentan con un amplio espacio para el descanso, con vistas que, bien a través de balcones, terrazas o buhardillas, se vuelcan al patio ajardinado o al Casco Histórico.

Madera, mármol carrara y formas limpias caracterizan las habitaciones.
Columnas y pavimentos de piedra del lugar y paredes de cal definen el espacio donde se ubica el restaurante El Patio, compuesto por tres comedores concatenados, con distintos ambientes para diferentes horas del día. La luz, siempre cambiante, establece un juego de perspectivas, asimetrías y transparencias poniendo en relación materiales, texturas y colores.

Madera y cuero, telas de lino, forja y cerámica son las materias primas con las que se ha fabricado el mobiliario a medida. Junto a éste, piezas clásicas de diseño dan al hotel el toque de exquisitez.

Para más información visiten: Hotel AyllónLucas y Hernández Gil
Vía: diarioDESIGN