martes, 30 de diciembre de 2014

Ideas para adornar paredes

No sólo los muebles, accesorios y textiles son aspectos a cuidar en la decoración del hogar. Las paredes, a menudo desnudas y vacías, resultan un foco de atención perfecto que nos ayudarán a demostrar nuestro estilo y buen gusto. Es el momento de dar ese giro a la estética casera, decorando de diversas formas nuestros muros y tabiques.




Hay muchísimas maneras de adornar una pared, ya sea incorporando elementos de carácter fijo o temporal. Puede servirse de dibujos, murales, cuadros, plantas y mucho más, y elaborar manualmente algunos de los recursos. Con ellos, podrá resaltar de forma elegante sus paredes.
Los murales son una apuesta que está de moda y cada vez se ven en más casas. Espacios como salones o habitaciones pueden vestirse con dibujos de árboles, diseños romboides de colores, vinilos en blanco y negro, textos, siluetas… Aconsejamos que el mural no sea demasiado grande ni ocupe la totalidad de una estancia para que no resulte muy recargado. Emplazarlo en un lugar como una esquina sería lo ideal. Una propuesta de mural es un difuminado de colores suaves que dará un aspecto muy colorido, luminoso y juvenil. Un mural o vinilo muy propicio para el comedor o la sala de estudios, especialmente para quienes les guste viajar, es un mapa del mundo. No se conforme con un póster, integre un mapa pintado de un bonito gris claro, o coloque un vinilo que dibuje la silueta mundial con el propio nombre de los países. Para el cuarto de los niños, puede tener en cuenta la tendencia que imita al confeti, que obtendrá pintando gruesos lunares de vivos colores sobre tabiques blancos.

También están los papeles de pared. Aunque no son tan durables como una pintura sobre el muro, resultan económicos y fácilmente reemplazables. Una de las últimas tendencias son los papeles que imitan materiales. Este diseño, además de ser original, ayuda a romper con la uniformidad del hogar y da al espacio concreto una sensación de separación que a menudo se agradece en decoración. El papel que imita al hormigón, por ejemplo, proporciona un aspecto discreto y elegante. Para conseguir un efecto más fresco, elija el papel que pretende copiar la madera o el bambú, este último pondrá la nota veraniega y natural. Si busca ese toque diferente, anímese a probar el papel de pared metalizado. Y para dar protagonismo a un tabique pequeño, revístalo de cobre con papel o monedas de dos céntimos. Además, se pueden pegar papeles de pared en uno de los muros con un paisaje envolvente, un bosque, un mar, algún lugar paradisíaco que desee reflejar en su hogar.
No podríamos hablar de decoración de paredes sin mencionar los cuadros. Es un elemento con dos importantes índices decorativos: el marco y la propia lámina. Algo que siempre funciona es combinar marcos de idéntico color pero diferentes formas: cuadrados, redondos, en forma de rombo, más grandes y pequeños; o bien respetar las formas, escoger un patrón cromático determinado y entrelazar los colores. Se llevan tanto las láminas pequeñas con marcos muy gruesos como al contrario: marcos finos y grandes ilustraciones (incluso sin marco). Respecto a la estampa, todo está permitido mientras siga con la tónica de la estancia: paisajes, fotografías, letras de nuestro alfabeto o de otro… Puede ir más allá enmarcando bellos conjuntos de ramas o flores secas, plumas negras o de colores, hojas secas marrones y amarillentas… Lo impresionista y minimalista suele proporcionar una nota elegante. Elija ilustraciones con círculos de colores o rectángulos difuminados apuntando a varias direcciones. Gracias a cuadros estéticos y bien distribuidos, la decoración general se verá gratamente recompensada.
Más elementos originales para las paredes pueden ser: sombreros de paja de diferentes tamaños fijados a la pared, en forma de círculo, líneas o columnas. Esta idea ibicenca le hará pensar que está en verano durante todo el año. Si le gusta el estilo rústico, puede hacer lo mismo con troncos de madera barnizados. Para quienes sientan cierta nostalgia por épocas pasadas, otra opción es elaborar un gran collage con fotos antiguas en color sepia. Y si quiere ir aún más allá, elabore mariposas o flores de papel con un color neutro y adhiéralas a las paredes formando conjuntos o líneas. Nadie quedará indiferente ante esta decoración tan natural y sencilla.
Utilice elementos funcionales como los espejos. Espejos expuestos como cuadros, redondos, cuadrados, con marcos a los que puede añadir piedras redondeadas pintadas. Una idea de gran originalidad es adquirir tiras cuadradas de espejo de unos 3 centímetros de lado y formar líneas partiendo desde el techo hacia abajo. Algunas líneas contendrán más cuadrados y otras menos, dando lugar así a un conjunto irregular. Esta creación es una de las propuestas más estéticas, pues juega con las formas irregulares y con los colores reflejados por los espejos.
Por último, es recomendable tener en cuenta las estanterías. No sólo vestirán la pared sino que servirán para almacenar libros, DVD y todo tipo de objetos. Pueden constar de una tabla o ser estantes en formas cuadradas. Hoy en día, en el mercado se ven creaciones rompedoras de gran originalidad. Por ejemplo las estanterías de pared de un balde con formas sinuosas, o los estantes cuadrados distribuidos irregularmente que forman un diseño en sí mismo al tiempo que sirven como delimitadores espaciales.