lunes, 29 de diciembre de 2014

Bananas: una loca propuesta tropical en el Born de Barcelona.

El Born, eterno y a la vez nuevo foco de interés de Barcelona en cuestiones de ocio y gastronomía, se ha vuelto un poco loco en la nueva propuesta de Karel Schröder, alma mater del Café Kafka, situado también en el mismo barrio: Bananas, un nuevo café-bar-restaurante-club de inspiración tropical y colonial.
Y es que “Go bananas” es la expresión de slang americano que significa volverse loco, loco de una desconcertante alegría, salvajemente entusiasta. Con esta inspiración y la intención clara de que la locura dure, la obsesión de su dueño por la comida sana y los mejores productos, unidos al trato con mimo a los clientes y la decoración espectacular, han hecho realidad este nuevo Club Restaurant Bananas, el pasado noviembre.

Las encargadas de plasmar el verdadero significado de Bananas en el local son las decoradoras Yolanda Vilalta y Helena Jaumá, que han sabido reflejar el trópico y sus tópicos con buen gusto y humor. El local está dividido en tres ambientes: el primero es una terraza cubierta, una veranda acristalada con una gran barra y con mesas abierta a la calle Fusina donde también tiene una terraza exterior; a continuación una sala con una pequeña barra para combinados y un comedor entre palmeras; y al fondo, una biblioteca caribeña que se ofrece a los clientes para celebraciones privadas y que puede dividirse a su vez en tres espacios más íntimos.
El interior consigue un efecto tropical pero sin resultar para nada kitsch. Las mesas y las sillas son dispares y variopintas y van de la típica butaca de madera del porche a la silla de diseño de los cincuenta sin despreciar ningún material: ratán, cuero, fórmica, madera pintada, terciopelo o caña. También muebles recuperados como los sofás tapizados de animal print o las mesas de un antiguo barco, o la espectacular zona de cámaras frigoríficas que sirven de armario. Lámparas de los años 50 – algunas de ellas originales como las del danés Louis Poulsen– arropadas por paredes de mimbre hechas a mano por artesanos de Vic. Y por supuesto, no podían faltar las hojas de banano en espectaculares trampantojos, y coronados por un tucán y de los que se escapa un leopardo, pintados por Blanca Ruiz de Villa y Alejandra Basso.
Fuera, en el porche cubierto, han pintado el zaguán y la puerta de una casa que se funde con las baldosas hidráulicas multicolores y una vieja barra de estilo colonial. Y palmeras, otro must. Palmeras pintadas, palmeras esculpidas con bidones metálicos, palmeras hechas de hierros viejos y neón, palmeras de tiras
de lámparas led de vivos colores. Un bosque de palmeras, bajo un techo de estrellas que cambian de color.
Bananas es por tanto un trocito de calor tropical en el corazón del barrio del Born, frente al Centro Cultural del Mercat.

Vía: diarioDESIGN