martes, 29 de marzo de 2016

8 Cosas que debe saber sobre las duchas a ras del suelo

Las duchas a ras del suelo que están perfectamente integradas en la superficie del baño son una tendencia al alza. El baño es una de las estancias de la casa que tarde o temprano nos vemos obligados a reformar, bien porque su diseño se ha quedado obsoleto y queremos darle un aire más contemporáneo, o porque cambian las necesidades de la familia con la llegada de niños o personas mayores. La sustitución de la ducha o de la bañera te ofrece la posibilidad de instalar una ducha a ras de suelo en su baño. Se caracterizan por que el acceso se realiza sin escalones, quedando así la zona de la ducha integrada en el ambiente del baño, sin el peligro de tropezones y golpes con las esquinas. 


1 ¿Qué tipos de modelos puedo encontrar?

Para que la ducha quede enrasada con el pavimento, tiene que elegir el sistema que tenga la altura adecuada al revestimiento del suelo y con el sistema de recogida y desagüe que se pueda acoplar a la instalación del baño. Existen dos maneras de instalar este tipo de ducha: las conocidos duchas de obra, hechas de cualquier medida e infinitos materiales (para revestirlas), y los platos compactos, con el sistema de recogida de agua integrado. Ambos sistemas funcionan perfectamente y a continuación le muestro unos ejemplos de los atractivos diseños que se pueden conseguir con este tipo de duchas.

2 Las duchas de obra son las más demandadas

Para las duchas de obra es necesario, antes de revestir la zona de ducha con el material que prefiramos o con un plato de ducha prefabricado, instalar previamente un impermeabilizante y un sistema de desagüe. Existen piezas específicas para la formación de las pendientes y los desagües que recogen el agua en el centro de la ducha o bien en un lateral. Este tipo permite hacer duchas de cualquier tamaño, forma y material de acabado.
3 Los kits completos, todo en una sola pieza

Los kits completos incorporan todos los elementos de desagüe que se instalan de una sola pieza y que suelen ser regulables en altura para adaptarse a todo tipo de baños. El conjunto es totalmente estanco para prevenir desperfectos por perdida de agua y pueden ser extraídos, permitiendo así el acceso en cualquier momento al sistema de desagüe.

4 No se equivoque con los revestimientos

Las duchas de obra pueden revestirse de infinidad de materiales, dando continuidad al pavimento del baño:baldosas cerámicas, piedras naturales (mármol o granito), silestone con infinidad de colores y efectos y pequeñas piezas de gresite. Puede encontrar también platos premoldeados en piedra o de cristales de cuarzo con resinas de una apariencia, calidad excepcional y esmaltados en gran variedad de colores.

5 La madera puede ser una gran aliada
Con la expansión del uso de maderas tropicales tratadas y resistentes al agua, cada vez es más frecuente emplearla como revestimiento en los baños con espléndidos resultados. La madera de Ipe es tan densa que no flota en el agua. Extremadamente resistente, es perfecta para colocarla en cuartos húmedos, tanto para revestir las paredes como el suelo de la ducha.

6 El microcemento ayuda a dar continuidad

Un pavimento realizado con microcemento y morteros sintéticos de resinas que lleva hasta la ducha, nos proporciona una superficie totalmente lisa y continua de gran resistencia, impermeable y con acabado pulido, cristalizado, mate antideslizante, que permite incorporar toda clase de dibujos y diseños.

7 Una alternativa: los platos de ducha extraplanos

Hay en el mercado platos de ducha extraplanos apoyados sobre pavimento con los que creará un efecto bastante similar al de las duchas a ras de suelo. Su reducido espesor hace que el escalón sea mínimo y, además, son planos por los laterales, pudiendo así apoyar la mampara directamente sobre él. Los más finos son los realizados con una mezcla de resinas con mármoles (3 cm) que se pueden cortar a medida y elaborar en cualquier color y acabado. También los puede encontrar en cerámica o acrílicos con un espesor de 6 centímetros.

8 Cosas a tener en cuenta

La principal precaución que debe tener con este tipo de ducha es evitar que se produzcan fugas de agua o humedades. Actualmente, esto no es un problema, ya que dispone de infinidad de soluciones que garantizan un perfecto funcionamiento de la ducha, pero es necesario que le asesore un especialista en el tema. Es recomendable disponer de una mampara que evite que el agua salpique fuera de la zona de ducha y si no la quiere poner debe asegurarse que el suelo del resto del baño sea antideslizante para no resbalarse. Por otro lado, este tipo de duchas son más fáciles de limpiar y mantener, presentan menos rincones y esquinas donde se acumula la suciedad y no son necesarios elementos metálicos para las puertas.

Vía: habitissimo