sábado, 8 de julio de 2017

Radiadores toalleros

Disfrute de una temperatura cálida en el cuarto de baño al tiempo que elimina la humedad de albornoces y toallas con un radiador toallero. Un sistema de calefacción que puede ser de agua (conectado a la caldera como los radiadores convencionales) o eléctrico. Se fijan a la pared y apenas ocupan espacio, existen modelos extraplanos y muy decorativos.
En resumen

Pueden ser de agua (se conectan a la caldera y se integran como un radiador más dentro del sistema central) o eléctricos (solo necesitan una toma de corriente y su funcionamiento es independiente al resto de equipos).

Para calcular la potencia estime unos 80 W por cada m2 y sume un 30% más al resultado.

Instala el radiador contra los muros que dan al exterior o bajo las ventanas.

Tipos de radiadores toalleros

Una de las grandes ventajas que presenta este tipo de radiador es su diseño y estructura. No solo son muy funcionales sino que, además, complementan el estilo decorativo del cuarto de baño. Caldean la estancia y también secan sus toallas, albornoces o trapos.

Existen básicamente dos tipos de radiadores toalleros: de agua o eléctricos. En este sentido, el tipo de instalación que tengamos en casa –caldera que alimenta el circuito de radiadores o calefacción eléctrica- será determinante en la elección.

• Agua: Es necesario que cuente con una caldera y sistema central de radiadores. Va conectado a las tuberías de calefacción y entra en funcionamiento cuando se enciende el sistema central. Su instalación debe hacerla un profesional.

• Eléctrico: Solo precisan una conexión eléctrica y funcionan de manera independiente al resto de equipos de calefacción. Destacan por el rápido calentamiento y sencilla instalación (basta con fijarlos a la pared y enchufarlos a la toma de corriente). Incorporan termostato para regular la temperatura.

Qué potencia necesito

Una fórmula sencilla para estimar la potencia de los radiadores eléctricos es calcular 80 W por cada m2 y al resultado añadirle un 30% para compensar el calor que absorben las toallas colgadas del radiador.

Consejos de instalación

Es aconsejable instalar el radiador contra los muros que dan al exterior o bajo las ventanas.
El uso en el baño obliga a tener en cuenta algunas recomendaciones de seguridad. Los modelos de agua pueden ponerse en los espacios 2 y 3, mientras que los eléctricos solo pueden ubicarse en el espacio 3 y deben contar con un IP44 -grado de protección frente al polvo y la humedad-.

Mantenimiento

Los radiadores eléctricos no necesitan apenas mantenimiento, basta con limpiar la superficie con un paño. 

Los de agua, además de la limpieza, necesitan una purga periódica. Esta labor consiste en vaciar el aire que haya podido entrar en la red de tubos y que impide y dificulta la entrada de agua caliente al circuito del radiador. Cuando el aire se elimina, el nivel de agua sube y el radiador vuelve a funcionar correctamente. 

Vía: Leroy Merlin