miércoles, 7 de junio de 2017

Vallas

Las vallas son la opción más práctica para decorar el exterior de una casa, delimitar y proteger espacios (jardín, piscina…). Las vallas más comunes y fáciles de instalar son las de madera. No obstante, también las puede encontrar de metal y PVC.
Las claves

Las vallas aportan privacidad y dotan de estilo a su espacio exterior. También sirven para delimitar y proteger parcelas de animales.

Pueden ser de madera, metal, PVC o polipropileno. Todas son igualmente fáciles de instalar.

Si escoge una valla de madera, decántese por un modelo cuya madera esté tratada. Es más resistente a la humedad.

Usos principales de las vallas
Las vallas pueden servirle para diferentes usos:
- Cercar y proteger los accesos de una casa.
- Crear espacios específicos en los exteriores de una casa (área de juegos infantiles, un estanque, una zona para animales…).
- Decorar los exteriores de una casa de forma elegante y en armonía con el jardín.
- Ofrecer privacidad.
¿Qué valla de jardín puedo elegir?
- De madera
Son las más habituales, ya que son las más fáciles de instalar y resultan muy decorativas.
Puede encontrar vallas de diferentes tipos de madera (tropical, pino...) y en un amplio abanico de tonalidades y diseños. Según el tipo de madera y el tratamiento que haya recibido, la madera será más o menos resistente a las inclemencias meteorológicas (humedad, lluvia, hielo, rayos UV).
Lo aconsejable es que escoja una madera tratada en autoclave, que necesita un mantenimiento más espaciado en el tiempo y que cuenta con una vida útil de hasta 15 años.
Si se decanta por una madera no tratada tenga en cuenta que deberá de aplicarle un tratamiento contra los rayos solares y la lluvia. Además, deberá aplicarle cada año un fondo protector o un barniz de exterior.
Aceite de teca
El aceite de teca es el protector más utilizado para proteger la madera frente a la humedad, la exposición al sol y los cambios de temperatura. Además evita que la madera se agriete y se ponga grisácea.
Para la instalación de las vallas de madera, tan solo necesita clavarlas al suelo a través de sus postes. Asegúrese que tan solo los postes tocan el suelo, sino con el tiempo, podría deteriorarse el resto de la madera.
Si se decanta por las vallas de madera
Es recomendable que elija madera con el sello FSC que certifica que es una madera que proviene de bosques gestionados de manera sostenible.
¿Cómo tratar la madera?
- Pase una lija fina sobre la madera sin tratar y retire de la superficie los restos de polvo y suciedad.
- Una vez pulida, aplique una capa de fondo protector para madera y deje secar el tiempo que indique el fabricante.
- Pasado el tiempo de secado, aplique un barniz con ayuda de una brocha y en dirección de la veta de la madera.
- Tiene la opción de dotar a su madera de un color o tono diferente con productos de acabado satinado, brillo y mate.
- Vallas de metal
Son más resistentes y procuran mayor seguridad. Las hay de diferentes colores; con barrotes sencillos o con barrotes con motivos decorativos.
Su instalación requiere ser atornilladas al suelo.
Puede hacerles un mantenimiento periódico con pintura en spray.
- Vallas de PVC
Son más resistentes que las de madera y más decorativas que las de hierro. Su instalación también es sencilla.
Su principal ventaja es que no requieren mantenimiento y son resistentes a la corrosión, con lo que son idóneas para lugares húmedos como piscinas. Al igual que las de metal, se instalan atornilladas al suelo.

- Vallas de polipropileno

Al igual que las de PVC, las vallas de polipropileno están compuestas con un plástico especial, que es resistente a los rayos UV y ligero. La diferencia entre PVC y el polipropileno es que esta última es una opción más económica.

Accesorios útiles y decorativos

Encuentra terminales de postes de hierro y madera con diferentes formas para dotar de un estilo más particular y personal a su valla.

Vía: Leroy Merlin