martes, 6 de junio de 2017

Una casa en equilibrio con la naturaleza por Coblonal Interiorismo

Las texturas, las tonalidades claras, los materiales y los volúmenes son la base del equilibrio de esta vivienda que lleva la firma de Coblonal Interiorismo, una casa ubicada en el paisaje natural andorrano al que se abre a través de sus amplios ventanales. Sus propietarios, un matrimonio joven con dos hijos, un adolescente y una niña, querían un diseño interior vitalista y funcional, donde sintieran que estaban viviendo en un entorno natural.
La respuesta fue una vivienda con un estilo de inspiración nórdica, atemporal y sencillo, donde la madera de pino, elegida porque su color claro se parece al de las coníferas autóctonas de la zona, es la protagonista. Esta madera se extiende a lo largo de los espacios, incluso a los techos, estableciendo un vínculo con el paisaje natural y proporcionando una suave calidez. En esta relación, los interiores disfrutan de la sensación de encontrarse en un balcón abierto al exterior, pero también ser un refugio familiar donde se goza del máximo confort.
La funcionalidad fue parte importante del proyecto, con estancias poco recargadas que facilitan la vida cotidiana. La zona de día, que acoge la sala de estar, el comedor y la cocina, adquiere una especial relevancia frente a la parte privada de la casa, donde el tamaño de las habitaciones se ha reducido a lo necesario y “son pequeñas en comparación con las zona de día comunes”, explica el estudio.
En la estancia principal de la vivienda, el salón-comedor está separado de la cocina por un mueble revestido de madera de abeto con una doble función: mueble de almacenaje en el lado de la cocina y banco con respaldo de madera que se integra en la mesa del comedor. Una moderna chimenea, suspendida del techo, se encarga de separar sutilmente el comedor de la sala de estar, mientras disfrutan de unas magníficas vistas de la naturaleza.
En la zona privada, los dormitorios y baños mantienen el estilo discreto y acogedor que caracteriza el interiorismo, cuyo mobiliario también de madera se fusiona con el ambiente rústico del exterior, pero ofreciendo su versión más contemporánea.
Uno de los propósitos del proyecto fue que la luz fluyera por todas las estancias de la casa, que cuenta con grandes superficies acristaladas orientadas al jardín y al paisaje exterior. Las magníficas vistas del entorno montañoso forman parte de la vida de sus habitantes, haciendo que los límites entre el interior y el exterior se difuminen, creando un cuadro perfecto que cambia paulatinamente su imagen con el paso de las estaciones.

Para más información visiten: Coblonal Interiorismo