jueves, 29 de junio de 2017

Puertas de entrada

Cuando se encuentre en la situación de elegir una puerta de entrada para su hogar, lo primero que debe tener en cuenta es si su vivienda es interior, como un piso de un edificio, o exterior, como un chalet. En este último caso, la puerta deberá contar con un nivel de seguridad superior que si se tratase de una puerta para una casa interior y con un acabado resistente a la intemperie.
Una vez que haya determinado si necesita una puerta de entrada interior o exterior, ya puede valorar para su elección otras características como el color, el diseño y el grado de seguridad que pueden aportar a su casa, dependiendo de si es acorazada, blindada, metálica, de chapa de madera maciza o de PVC.
En resumen

• Las puertas de entrada pueden ser de exterior, para chalets o viviendas que se encuentran en bajos, o de interior, para pisos.
• La estructura y el material de la hoja de la puerta pueden contribuir a elevar la seguridad en su casa. Las acorazadas, con hoja y cerco de acero, le ofrecen un máximo nivel de protección aunque su precio también es más elevado. Las blindadas cuentan con un refuerzo metálico pero solo en la hoja. También las puede encontrar en otros materiales como chapa de madera maciza, PVC o metálicas, que están fabricadas en aluminio.
• Además, las puertas son un elemento decorativo ya que con su color y diseño contribuyen al estilo de su casa.
Acabado, color y diseño
En lo relativo al acabado exterior, están a su disposición distintos componentes como la madera, el PVC o el aluminio.
También la puerta de entrada puede constituir la carta de presentación del estilo decorativo de su vivienda. Asimismo, es la primera impresión que obtienen las visitas e invitados de su domicilio. Si presta un cuidado especial a este tipo de detalles y da bastante importancia a aspectos como el color o el diseño, puede encontrar entre la amplia oferta de puertas de entrada la que mejor se adapte a la estética de su casa.
La paleta de colores para las puertas de entrada es amplia. Puede encontrar desde el blanco a tonos madera como roble, haya, iroko… En cuanto al diseño, las líneas, que trazan el contorno de la puerta y dan forma al acabado exterior, varían entre rectas o curvas y verticales u horizontales. Igualmente, existen más elementos que dan personalidad a sus puertas como listones, tiradores u ornamentos en forja, entre muchos otros.

Nivel de seguridad
El material con el que están fabricados los tres elementos fundamentales de una puerta (marco, hoja y cierre) aportan un grado de protección a su casa.
1. Marco. Cerco que rodea la puerta y que sirve para reforzarla. Está formado por dos largueros y un cabezal.
2. Hoja. Compuesta del acabado interior (aglomerado, chapa de acero…) y del acabado exterior (metálico, lacado o recubierto de PVC). La unión de ambas partes forma parte del grado de seguridad de la puerta.
3. Cierre. Compuesto de los llamados bulones (anclajes laterales que se situán en el marco de la puerta), la cerradura, las bisagras y los anclajes laterales antipalanca. 

Dependiendo del material con el que estén fabricadas las puertas, existen los siguientes tipos de puertas, que le ofrecen distintos grados de protección:
Acorazadas: Las puertas acorazadas cuentan con acero tanto en los largueros y en el cabezal, que componen el marco que la rodea y la refuerza, como en su hoja. Ofrecen el máximo nivel de seguridad aunque su precio es el más elevado
Blindadas: Las puertas blindadas disponen en el acabado interno de su hoja de una chapa de acero. La calidad de esta dependerá de su grosor. Además de elemento de seguridad, tanto las puertas blindadas como acorazadas pueden funcionar como factor aislante térmico y sonoro, y funcionar como cortafuegos.
Metálicas: Las puertas metálicas están fabricadas con aluminio y dependiendo del modelo pueden llegar incluso a ofrecer un nivel de seguridad similar al de las acorazadas, pero a un precio inferior.
PVC: Las puertas con acabados y hojas de PVC cuentan con una rigidez y resistencia óptima a los golpes. Si opta por el PVC, puede encontrarlas con refuerzos de acero que aumenten el grado de protección de su hogar.
• Macizas: Las puertas de madera maciza presentan un gran encanto decorativo, al que hay que sumarle un valor extra de resistencia y durabilidad gracias a los tratamientos con barnices y productos similares. Sin embargo, son las que menos contribuyen al nivel de seguridad de su vivienda.
Consejos de instalación
•No abrir la puerta antes de colocarla en el hueco ya que podría descuadrarse.
•Una vez colocada en el hueco debe comprobar en varias ocasiones que el cierre y la apertura se realizan perfectamente.
•El pomo debe ir en el centro de la puerta a 80 o 90 cms del suelo.
•Puede contribuir al aislamiento térmico y acústico, y con ello ahorrar en gasto de energético, instalando en la puerta de entrada burletes o bajopuertas.

Vía: Leroy Merlin