viernes, 9 de junio de 2017

Piscinas enterradas

Son las piscinas que se instalan en la tierra, el espacio que vaya a ocupar la piscina ha de excavarse previamente en el suelo. Requieren una instalación más compleja, pero a cambio ofrecen más prestaciones, son más duraderas y permiten adaptarlas a todo tipo y tamaño de terrenos. Debe decidir cuidadosamente la zona del jardín en la que quiere instalarla, ya que va a ser el lugar en el que permanecerá siempre.
Instalación: necesita una licencia de obra previa para empezar el trabajo. El montaje debe llevarse a cabo por profesionales que tengan la maquinaria adecuada y que le ofrezcan todas las garantías.
El vaso de la piscina es donde va a estar contenida el agua de la piscina. Hay tres tipos de piscinas enterradas: el vaso en una piscina enterrada puede ser de obra, de poliéster o de paneles y estructura metálica.
- De obra
Son fabricadas de hormigón totalmente o con suelo de hormigón y paredes de obra con bloques de ladrillo, materiales que ofrecen la mayor resistencia. El revestimiento que ponga en la superficie es lo que va a garantizar su impermeabilización; puede optar por liner, gresite, cerámica. En el revestimiento, los fabricantes recomiendan un grosor mínimo de 10 cm en las paredes y 20 cm en el suelo.
Ventajas: son las más duraderas (por lo que compensa la alta inversión que hay que hacer); se pueden adaptar por completo a sus preferencias en cuanto al diseño y acabados.
- De poliéster
Las piscinas de poliéster son de una sola pieza, compuestas de un vaso prefabricado de láminas de resinas sin juntas que se coloca sobre el terreno excavado a medida y nivelado; la superficie es lisa lo que evita las incrustaciones y la acumulación de algas, hongos... Por eso puede permanecer vacío largas temporadas y se ahorra en consumo de productos químicos. Al ser de poliéster está reforzado con fibras de vidrio muy resistentes.
Además, soporta la presión del terreno sin riesgo de fisuras. En el caso de que sufriera algún desperfecto, se puede reparar con el mismo material.
Ventajas: son el tipo de piscina enterrada más fácil de instalar porque el vaso es de una sola pieza prefabricada; son más sencillas de mantener y de limpiar; también, las más baratas de entre las piscinas enterradas.
Las hay de diferentes tamaños, medidas y colores.
- De paneles
Hay dos tipos de paneles: fabricados con perfiles y paneles de polímeros y los hechos con acero -también hay paneles de acero con tratamientos anticorrosión-. Las piscinas de paneles tienen algo de holgura para adaptarse a los posibles cambios del terreno.
Instalación: se puede combinar con estructura parcial de hormigón, por ejemplo. Como en el caso de las piscinas de poliéster, únicamente hay que preparar el terreno y nivelarlo para poder instalarlas. El revestimiento más apropiado es el liner o el liner armado.
Ventajas: resistentes a la humedad, a los efectos de los rayos UV, a la corrosión, a los agentes químicos y a los cambios ambientales.
- ¿Cómo instalar piscinas enterradas?
En función de cada tipo de piscina enterrada la instalación será de un modo específico.

Vía: Leroy Merlin