lunes, 5 de junio de 2017

Mesas auxiliares

Como ya hemos hecho en otras ocasiones, vamos a analizar un mueble en concreto para conocer todas las posibilidades que ofrece a la hora de amueblar y decorar un espacio de la casa. Hoy es el turno de las mesas auxiliares.
Sabemos ya la importancia que tiene cada uno de los elementos que integran un proyecto de interiorismo y cómo puede afectar, para bien o para mal, dentro del conjunto. Su elección será tan importante como la distribución de espacios, la iluminación o la elección de materiales.
Y se preguntarán ¿cómo puedo elegir la mesa auxiliar? Vamos a ver conceptos que nos ayudarán a elegir la opción que mejor se adapte a nuestros gustos, necesidades y posibilidades.

Según la forma

En cuanto a formas podemos encontrar formatos redondos, cuadrados, rectangulares, hexagonales, etc. Su elección marcará en gran medida el estilo de la sala, haciendo que ésta pueda parecer más o menos seria. Su forma y tamaño podrán aportar ligereza o, por el contrario, harán que se aprecie como un mueble consistente, con gran peso dentro del conjunto de mobiliario.

Según el material

El acabado de las mesas auxiliares será fundamental a la hora de elegir el modelo que mejor se adapte a nuestro salón. Su textura y color marcarán el estilo de ésta y de la sala donde se ubique. Podremos elegir modelos que sean de un único material, por ejemplo solamente de madera, o bien seleccionar una combinación de varios materiales para conseguir un efecto más llamativo.

Con un diseño escultórico

Si nuestro objetivo es dotar a nuestra mesa de un concepto más estético que funcional, entonces nuestras miradas tendrán que dirigirse hacia este tipo de mesas. Tendremos que tener en cuenta su visibilidad, ya que al apostar por el diseño, lo ideal será que se aprecien con facilidad dentro del conjunto de mobiliario. Por lo tanto, habrá que evitar rincones donde el mueble se encuentre enclaustrado por ejemplo entre un sofá y un tabique . Lo suyo sería hacer que se viese junto a un sillón o un sofá ligero en un salón más o menos amplio.

Con balda inferior o almacenaje

Al igual que ocurre con las mesas con revistero, cuando contamos con una balda inferior podemos guardar libros, revistas o cualquier otro objeto decorativo. Por otro lado, existen otros modelos a los que se les puede quitar el sobre para guardar, por ejemplo, mantas o cojines en su interior. Es el mismo efecto que aportan las cestas de mimbre utilizadas para este tipo de almacenaje.
Mesas nido
Éstas resultan muy prácticas por varios aspectos: en primer lugar nos permite cubrir el fondo del sofá que, a veces, es demasiado grande, haciendo que la mesa auxiliar parezca enana. Por otro lado nos permite tener más superficie ya contamos con más de una mesa, todo dependerá de lo mucho que extendamos las mesas. Además, si las encargamos a medida, podemos jugar con distintos materiales para cada una de las mesas, permitiéndonos así crear cierto dinamismo.

Mesas con revistero

Un dos en uno que nos permite tener las revistas a mano, concentrando en un solo mueble dos funcionalidades. Muy práctico para salones pequeños y, según el modelo elegido, un toque de diseño extra por lo poco convencional.

Y por si les queda alguna duda más después de este resumen, hemos preparado más imágenes que esperamos les servirán de inspiración para elegir la mejor de las mesas auxiliares para su casa.

Vía: Decofilia