jueves, 29 de junio de 2017

Jardines italianos o jardines renacentistas

Los jardines italianos o jardines renacentistas nacen de la transformación del arte en jardines sin evitar aspectos irrenunciables como son el césped, los emparrados, las fuentes, la presencia de figuras literarias que a todos nos vienen a la cabeza. La conjunción de todos estos elementos abrieron en su momento, y podríamos decir que actualmente también, las expectativas de un jardín para la relajación personal, un jardín para disfrutarlo y presumir de él.
El jardín italiano, amablemente integra el contexto, es decir, el paisaje en sí mismo, favoreciéndose de este hecho y haciendo a este parte del nuestro jardín. Como características a destacar, podemos nombrar la utilización de pantallas vegetales a modo de “fugas”, es decir, puntos de paso, que ponen en valor el resto del jardín.
Otras características son la geometría y la simetría, usadas de una forma más humilde que en la jardinería francesa. Dicha geometría está presente en los cursos de agua, la orientación de las estatuas, la presencia de algún laberinto hecho con arbustos en forma de setos y el huerto implantado en el jardín. Es fácil encontrar en ellos, parterres perfectamente cuadrados. Algo fundamental y que lo caracteriza es que siempre están rodeando una villa.
Los elementos que caben destacar son:
1. Estatuas históricas
La presencia de estatuas, ya sean literarias en su mayoría o mitológicas, tienen como finalidad la búsqueda de la motivación y la tranquilidad cuando se está inmerso en el jardín.
Estas figuras aparecieron en novelas u obras antiguas, aunque también pueden ser personajes influyentes de la época.Todas están en alto, encima de un pedestal donde se incluye como mínimo el año de creación de la figura, aunque es normal encontrar una breve descripción del personaje.
2. El agua
Este elemento es fundamental para tener un jardín totalmente vivo, además, si el jardín incluye una zona de cultivo hortícola, es indispensable. El agua no se asocia como algo natural, como pueda ocurrir en los jardines japoneses, sino que se busca lo artificial, como una caída de agua por escalones que terminan en un estanque
3. Los caminos
Los caminos sirven de unión entre distintos parterres y nos llevan de una forma muy característica hacía las estatuas o fuentes que hay.
Ayudados por escaleras, si hay zonas a distinto nivel, pueden estar hechos de adoquines, tierra compactada o piedras planas.
4. Los cenadores
Una forma de vivir en el jardín es la de tener una zona donde poder convivir con la familia y amigos. En estos jardines existen los cenadores, que no es más que una pérgola, ya sea de madera, piedras y ladrillos o metálicas. En estos cenadores suele haber una mesa de piedra alrededor de la que suelen reunirse los invitados. Este elemento está en la parte más íntima del jardín, en la que se ven las mejores panorámicas del paisaje.
5. Las especies
Los ejemplares que son usados comúnmente en estos jardines son el boj, el mirto, el tilo, el castaño, el magnolio y el ciprés. Aunque siempre dependiendo de la zona en que se encuentre.

Vía: Leroy Merlin